fbpx

Wizink tendrá que devolver más de 50.000 euros por una tarjeta revolving

En España hay más de dos millones de personas afectadas por la tarjetas revolving. La única solución para ellas, reclamar por vía judicial.

Wizink tendrá que devolver la totalidad de los intereses cobrados a un particular después de que el Juzgado de 1ª Instancia Nº 86 de Madrid declarase la nulidad del contrato firmado en abril de 2007 por una tarjeta revolving.

La entidad bancaria aplicó un TAE del 26,72% al cliente que, ante la imposibilidad de cumplir con los pagos, acudió a los expertos de Reclama Por Mí, plataforma especializada en la defensa del consumidor, que le ha ayudado a gestionar la demanda a la entidad.

La sentencia obliga a Wizink a devolver todas las cantidades ya abonadas por el afectado J.M.C. que excedan del pago del principal del crédito dispuesto de dicha tarjeta, esto incluye los intereses y comisiones, siendo un importe total recuperado de algo más de 52.000 euros en favor del cliente.

Además de una TAE abusiva, suelen darse otros factores como la falta de transparencia de las condiciones de este producto. Así nos recuerda J.M.C. el proceso de venta: “La tarjeta revolving me la ofrecieron a la salida de un centro comercial, solo me dijeron que podía pagar cómodamente las compras como yo quisiera y no explicaban nada más”.

Al principio todo iba aparentemente bien y JMC pagaba sus cuotas puntualmente. Sin embargo, cuando este intentaba acceder a la información sobre su contrato para saber la situación de la deuda, obtenía evasivas por parte de la entidad. Con el paso de los años y la digitalización de los bancos, JMC pudo acceder a la información a través de la página web y entonces descubrió que el capital pendiente era prácticamente el mismo que al principio del contrato, a pesar de llevar 12 años pagando. “Lo peor es que incluso con la tarjeta desactivada te siguen cargando e incrementando intereses”, denuncia JMC.

Estos intereses usurarios del 26,72%, tal y como recoge la sentencia y de acuerdo con la Ley de 23 de Julio de 1908 de Represión de la Usura, han sido la razón por la que el Juzgado ha considerado que “resulta indiscutible el carácter usurario del crédito objeto del proceso, al suponer el interés estipulado más del doble del interés medio y no haberse alegado, ni justificado, por la entidad acreditante la concurrencia de circunstancia alguna jurídicamente atendible que pudiera justificar un interés tan notablemente elevado”.

Además de la deuda en sí de la tarjeta, este vecino de Cádiz contrató un seguro que, en teoría, se haría cargo de la deuda en caso de no poder seguir pagando. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo e incrementaban los intereses, también crecía el precio del seguro, lo cual también contribuyó al incremento de la deuda. Fue entonces cuando decidió recurrir a los expertos de www.reclamapormi.com.

“Pasé de pagar 50 euros al mes a más de 300 por lo intereses y aún así el capital no bajaba, eso fue lo que me hizo decidirme a poner una reclamacion a Wizink”, explica JMC, que al ver que la situación era insostenible decidió ponerse en contacto con los profesionales de Reclama Por Mí para llevar a WiZink ante la Justicia.

Ahora que el juzgado le ha dado la razón, alerta a las personas que puedan verse tentadas de contratar una de estas tarjetas revolving: “Es importante informarse bien de la letra pequeña y de los intereses. Hace unos años apenas había información, pero ahora con internet se puede acceder al Banco de España para saber cómo están los créditos y los TAE, se puede consultar casos de otras personas… Con este tipo de cosas siempre falla la falta de información, pero ahora eso es algo que tenemos los usuarios a nuestro favor”.

En España hay más de dos millones de personas afectadas por la tarjetas revolving y la única solución para hacerles frente es reclamar ante la Justicia, tal y como explica Javier Moyano, COO de Reclama Por Mí. “Muchos de los afectados desconocen las condiciones reales en el momento de la contratación, por eso desde Reclama Por Mí trabajamos para que cualquier persona que sea víctima de este tipo de tarjetas revolving pueda reclamar y hacer justicia”, añade Moyano.