fbpx

“Valeria” tendrá una segunda temporada en Netflix

Valeria, es el intento de crear un “Sexo en Nueva York” a la española que se ha convertido en la clásica españolada lleno de errores de interpretación y guion.

Como ha confirmado la plataforma, “Valeria” tendrá una segunda temporada tras el éxito de los primeros 8 capítulos que han estado en la lista de los más populares más que la media de las series de producción propia de Netflix.

Valeria, es el intento de crear un “Sexo en Nueva York” a la española que se ha convertido en la clásica españolada lleno de errores de interpretación y guion. Basada en las novelas de Elisabet Benavent, narra la historia de cuatro amigas que se reúnen para contarse sus aventuras y desventuras vitales y sobre todo amorosas.

La protagonista es una escritora a punto de entrar en la treintena que encuentra al hombre ideal y sus tres mejores amigas serán las confidentes de esa historia de amor a medida que van también viviendo experiencias muy diferentes entre ellas. Hasta ahí no está mal a priori, sin embargo algunos de los principios que sustenta la serie son bastante cuestionables. El primer capítulo, por poner un ejemplo, nos deja claro que no merece la pena luchar por una relación de siete años si se te cruza un tipo más apetecible y el último justifica el arte del grafiti para vulnerar la propiedad privada. Una joya para los más jóvenes.

Valeria lleva el sello de Plano a Plano, la productora española de series como Servir y Proteger, Benidorm, Allí Abajo y El Príncipe entre otros, y no solo su sello si no que lleva su ADN de telenovela. Se nota el esfuerzo por crear una ambientación con espacios modernos y estilosos pero la interpretación de las protagonistas y las tramas de guion dejan mucho que desear.

Se nota el esfuerzo por crear una ambientación con espacios modernos y estilosos pero la interpretación de las protagonistas y las tramas de guion dejan mucho que desear

A eso hay que añadir que muy lejos de ser fiel a las novelas en las que se inspira, la producción española hacer aparecer y desaparecer personajes y tramas cambiando la esencia de los libros y dando al espectador cierta sensación de que se está perdiendo algo y que algunas tramas no pegan ni con cola con el resto. Lo que sorprende es que la autora haya trabajado mano a mano con la productora en calidad de consultora creativa para mantener la esencia de la historia.

Ese es el caso de la trama que nos cuenta la vida de Nerea, un burdo intento de actualizar la novela introduciendo a capón la homosexualidad, el feminismo, la lucha callejera. Toda una mele de modernismo que no aportan nada a la historia principal.

Como ya no puede ir a peor, no esperemos grandes mejoras en la segunda temporada.