fbpx

Una compañía española reinventa la energía eólica y crea molinos de viento sin palas

La startup se llama Vortex Bladness y ha generado una innovación disruptiva en el sector de la producción de energía eólica, llamada a transformar nuestro paisaje como lo conocemos actualmente.

Vortex Bladeless ha dado un salto de gigante en el sector eólico al reinventar los molinos de viento y hacerlo sin palas. Se trata de una forma alternativa e innovadora de aprovechar la energía del viento, con características radicalmente diferentes a la generación de energía eólica convencional, aseguran fuentes de la compañía.

Hoy en día, los aerogeneradores convencionales han demostrado que el viento es una excelente fuente de energía. Sin embargo, algunas de sus características no hacen adecuada esta tecnología para algunas aplicaciones.

La tecnología Vortex no utiliza palas, obteniendo energía del viento a través de la oscilación sin necesitar engranajes, frenos ni aceite. Su diseño lo convierte en una buena alternativa para una generación in-situ más ecológica.

Las ventajas de esta nueva tecnología son varias: bajo mantenimiento, inofensivo para la fauna, sin engranajes ni frenos, sin necesidad de lubricación, funcionamiento autónomo, ligero, uso eficiente de materiales, y además ofrece una respuesta rápida a los cambios de viento.

Según explican fuentes de esta startup española, «nuestro aerogenerador Vortex no es en realidad una turbina, ya que no gira. Se basa en el fenómeno de la resonancia aeroelástica, de esta manera el dispositivo oscila con un movimiento amable y silencioso que lo hace perfecto para ser colocado en cualquier lugar sin molestar a la fauna», aseguran.

La idea le vino de repente en 2012 a David Yáñez después de ver un video del puente de Tacoma Narrow oscilando al viento. «Nuestra historia como startup comenzó, y hemos estado trabajando muy duro durante años desde entonces. No fue fácil encontrar los mejores materiales y la mejor manera de cocinar esta especial receta; una nueva tecnología siempre es difícil de desarrollar, aunque estamos muy cerca de alcanzar nuestra meta y sueño», explican.

Los parques eólicos en tierra y los nuevos diseños de turbinas están obteniendo muy buenos resultados hoy día. «Aunque nos estemos centrando en el mercado del usuario final, los aerogeneradores Vortex podrían ser tratados como si fueran paneles solares en lo que respecta a la arquitectura a gran escala, la planificación urbana, la infraestructura de servicios».

«Hemos estado trabajando sin descanso para optimizar los detalles finales del sistema de alternador y sintonizado, y con ello certificar y homologar el aerogenerador para que pueda ser vendido en todo el mundo. Sin embargo, antes de realmente llegar al mercado necesitamos industrializar el proceso de producción, en lo que estamos trabajando actualmente», concluyen.

Así es como funciona: