fbpx

Tu puesto de trabajo está en riesgo y lo sabes

Las perspectivas sobre el mercado laboral que dibuja la consultora KPMG son muy negativas.

Según un estudio de la consultora KPMG, solo la mitad de las empresas esperan preservar el empleo tras el impacto del Covid-19 en la economía española. Se espera además que casi el 60% de las empresas bajarán o congelarán sueldos en los próximos seis meses. Un panorama para echarse a temblar, sí.

Por si esto fuera poco, el paro juvenil está por las nubes alcanzando ya cifras que dan miedo. 2019 cerró con una tasa de desempleo para los más jóvenes del 30,5%. O dicho de otra manera, no hay forma que los más jóvenes accedan al mercado laboral. Además, según KPMG, el 68% de las compañías no tenía una política de teletrabajo como tal y del 26% que sí la tenía, prácticamente el 60%, ha tenido que modificarla.

La mitad de las empresas están apostando por preservar el empleo mientras que un 20% se han visto obligadas a aplicar ERTEs ETOP (por casusas económicas, técnicas u operativas), un 19% ERTEs por fuerza mayor, y otro 19% ERTEs de reducción de jornada. En la misma línea el 50% de los directivos de las compañías han pagado las retribuciones variables correspondientes a 2019 ya que se correspondían con resultados ya conseguidos en el ejercicio anterior. Estas son las principales conclusiones del informe ‘Conversaciones: Remuneraciones y el COVID-19, realizado por KPMG en España.

El estudio señala que las empresas han cancelado proyectos no esenciales (37%), contrataciones y promociones (34%), incrementos salariales (32%) y modificado condiciones de trabajo (27%), anticipado vacaciones (27%), ajustado remuneraciones de consejeros y altos directivos (21%) y cancelados contratos con subcontratistas (18%). Solo un 31% de los encuestados reportan haber mantenido el negocio ordinario y, por tanto, las remuneraciones de sus empleados.

Un 27% de las compañías que han llevado a cabo ERTE’s ha decidido complementar los salarios de sus colaboradores, suponiendo éste un importante esfuerzo para ellas en el contexto actual, que revela su preocupación por mantener el poder adquisitivo de las personas afectadas por ellos. En este sentido, un 36% de las compañías ha complementado el salario en su totalidad.

Para los próximos seis meses existe una gran incertidumbre y casi el 60% de las empresas considera que, durante los próximos seis meses del año, las remuneraciones de consejeros, altos directivos y/o empleados tendrán que bajarse o congelarse. Por el contrario, tan solo el 4% de las compañías considera que las remuneraciones se verán incrementadas en algunos niveles en ese periodo de tiempo.

En esta crisis se ha visto la importancia de contar con mecanismos de flexibilidad casi en cualquier política que se defina y, muy especialmente, en la política retributiva de consejeros y otros niveles de las compañías para poder dar respuesta a situaciones extraordinarias como la vivida a raíz de la pandemia del COVID-19. En este sentido, un 70% de las empresas reporta que su política retributiva, tanto de consejeros como a nivel general, no contempla ningún plan de excepciones, y sólo un 17% afirma tener posibilidad de adaptarla.

Ajustes a medio plazo

A pesar de lo anterior, un 31% de las compañías considera que cuenta con los mecanismos adecuados para realizar los ajustes necesarios de consejeros y por tanto, no revisará su política retributiva, mientras que un 29% llevará a cabo modificaciones sólo en la política general para ajustarla a las nuevas situaciones identificadas.

En línea con otras conclusiones y ante las posibles necesidades de liquidez y la incertidumbre en la recuperación de la demanda, algunas compañías optan por la congelación salarial y los ajustes discrecionales en varios elementos retributivos como medida para preservar la liquidez. Así, un 37% de las compañías asegura que en los próximos meses se seguirán congelando los incrementos salariales de toda la plantilla, el 18% considera que no se llevarán a cabo más ajustes a la baja para ningún nivel de la organización (es decir que consideran que ya los han realizado), mientras que el 14% de las empresas prevé que se producirá una reducción de la compensación total en general para toda la plantilla.

La mayoría de las compañías (34%) prevé que se reducirá la retribución variable anual devengada para 2020 para empleados y consejeros, debido a la dificultad para conseguir los objetivos de negocio. A pesar de ello, un 24% de las empresas encuestadas considera que no se realizará ningún cambio en estos sistemas porque se desea motivar a los directivos y empleados de cara a la salida de la crisis. Otro 23% cree que se va a retrasar o modificar la consecución de objetivos.

En cuanto a los incentivos a largo plazo, la mayoría de las organizaciones no están valorando llevar a cabo ninguna modificación en los incentivos actualmente (47%). Sin embargo, la situación derivada del COVID-19 ha dado lugar a muchas preguntas sobre qué hacer con estos sistemas en función del momento en el que éstos estuviesen, especialmente en el caso de las compañías cotizadas (un 30% de los encuestados) porque las decisiones adoptadas hoy serán objeto de escrutinio de los inversores dentro de un año.

Del informe también se extraen determinadas conclusiones en relación con el teletrabajo como que la pandemia ha sorprendido a las compañías sin una política formal de teletrabajo ya que un 68% no tenía una como tal, y del 26% que sí la tenía, prácticamente el 60% ha tenido que modificarla porque posiblemente estaba pensada para otras circunstancias.

Nuestra encuesta revela que las empresas han resultado afectadas de diferente manera en función del nivel de internacionalización del negocio y de los países en los que estaban presentes, debido a las propias medidas adoptadas por los países. La mayoría de las compañías encuestadas reportan haber sufrido un impacto diferenciado en función del país (39%) con una incidencia más aguda en España (22%). Por otra parte, un 32% afirma haber sufrido un impacto similar en todos los países, y un 7% que han sido afectadas principalmente en otras regiones distintas a nuestro país.

En lo que respecta a la forma en que se ha gestionado, la mayoría de las compañías (46%) han apostado por una gestión eminentemente local de acuerdo a las medidas y el impacto de la pandemia en las diferentes ubicaciones, mientras un 31% afirma haber tomado medidas generales.

Mónica San Nicolás, directora del área de compensación general, de consejeros y de directivos de KPMG Abogados, ha asegurado que “del estudio se desprende que hay una importante incertidumbre en las compañías que impide trabajar con cierta anticipación sobre los temas. Lo que queda claro es que, independientemente de ello, el tema de las remuneraciones será uno de los protagonistas de la mesa de los Consejos de Administración los próximos seis meses”.