fbpx

Troles, Bots y desinformación

Juan Chimeno analiza la era de la postverdad. ¿Han llegado las fakenews para quedarse? Troles, bots y desinformación están siendo utilizados generalmente, de manera oculta y a veces no tan oculta, para desestabilizar a adversarios políticos y generar corrientes de opinión.

Troles, bots y desinformación es un concepto que todavía no era muy conocido en España hasta que ha llegado el Coronavirus.  Todo el mundo en estos meses ha escuchado o recibido numerosos mensajes con noticias falsas, erróneas o noticias de hace tiempo haciéndolas pasar como actuales.  Esto no va a desaparecer. Han llegado y seguirán con nosotros. Los que cambiaremos seremos nosotros

Toda esta desinformación viene de los troles (personas que se dedican a ensuciar las redes con mensajes falsos o que incendian las redes), bots (ordenadores programados para mandar mensajes atacando a determinadas personas metiéndose, insultando o faltando a la verdad con ellas). Ambos se dedican a faltar al respeto, atacar a personas y a la desinformación.

Esto no va a desaparecer. Ha llegado y seguirá con nosotros muchos muchos añosLos que cambiaremos seremos nosotros. Nuestra percepción de la realidad cambiará para bien (los que contrasten la información), o para mal(los que se crean todo lo que reciben, la mayoría) y los que prefieran estar desinformados.

En España se han extendido en Twitter y en Whatsapp

Troles, bots y desinformación están siendo utilizados generalmente, de manera oculta y a veces no tan oculta, para desestabilizar a adversarios políticos y generar corrientes de opinión. Creo que todavía no somos del todo conscientes del daño que están provocando en nuestra sociedad. Y del efecto cascada que esto va a provocar. Hacen bulling, pero entre adultos

Acosadores

En el fondo son lo mismo que los acosadores. Buscan provocar para que entres en su juego. Hay troles de todo tipo: unos están contratados para desprestigiar a determinadas personas, otros se meten en tu vida, te analizan e intentan sacar algún beneficio. Pueden provocar una simple molestia o un pánico atroz. Se entretienen haciendo desgraciada a la gente.

En España estos acosadores se han extendido en Twitter y en Whatsapp que son las apps más utilizadas actualmente. Inglaterra y Estados Unidos llevan muchos años y están más diversificados. Son, por así decirlo, los que hacen bulling, pero en este caso entre adultos. 

«Todos éramos conscientes de a qué jugábamos. Y me gusta esa palabra: juego» Pero lo más peligroso es que estas personas piensan que es un juego, cuando lo que están haciendo es manipular la vida y las decisiones de países y de millones de personas.

De dónde vienen

Hay tres artículos muy interesantes sobre esto. Uno es del diario ABC, en el se habla de las cuentas rusas que sembraron internet de noticias falsas y desinformación.

Pero ¿eran todas rusas?. No. Muchas solo de origen ruso pero manipuladas por mejicanos. El mejicano Carlos Merlo dueño de muchas granjas de bots explica cómo compraban cuentas de Twitter a agencias rusas y en sus oficinas las modifican para que el perfil pueda coincidir con lo que quisieran. En este artículo de Xataka lo revela todo

También en una charla TEDx nos explica claramente de dónde se sacan los datos para poder manipular a la gente y cómo orientar a toda esa gente para que alcancen el objetivo que quieres.

En el diario El País tenemos un gran artículo que nos habla de las confesiones de un antiguo trol de Twitter. De este artículo lo que más me ha dejado asombrado y asustado de la entrevista es cuando dice: “Todos éramos conscientes de a qué jugábamos. Y me gusta esa palabra: juego. Siempre recomendé a todo el mundo que se lo tomara como jugar al Risk porque es fácil tomarte los proyectos como algo personal y a veces es difícil gestionar la diferencia entre tu cuenta trol y tú. Por suerte, nunca tuve a nadie con baja por depresión, ansiedad, ni nada parecido”.

Conclusión

Lo más peligroso de todo esto es que todas esas personas piensan que eso es un juego, cuando lo que están haciendo es manipular la vida y las decisiones de países y de millones de personas en favor de unos intereses (políticos, económicos o de ingeniería social).