fbpx

Te ofrecemos las claves para adaptar con éxito tu empresa a la era postcovid

Los expertos en negocios hablan de "organización líquida". Es decir, una organización cuyo modelo de procesos permita adaptarse a situaciones diferentes y cambiantes.

La pandemia ha obligado a que todos nos adaptemos a nuevas situaciones. Cumplir con restricciones, adaptar horarios en tu vida, incorporar complementos en tu cotidianidad, etc. Y, por supuesto, el mundo empresarial ha dado un giro donde empresarios, trabajadores, clientes, etc. han tenido que adaptarse a entornos muy cambiantes.

Los expertos en negocios hablan de “organización líquida”. Es decir, una organización cuyo modelo de procesos permita adaptarse a situaciones diferentes y cambiantes. Es un modelo empresarial muy útil en la actualidad, cuando prácticamente cada día hay que ir modificando metodologías, acciones, etc. con el fin de garantizar la continuidad de un negocio. Para poder sobrevivir a esta crisis hay que ser flexible a la hora de modificar prácticamente cualquier área empresarial. Es muy importante saber adaptarse a las circunstancias, a modificar formas de trabajo o a empezar a utilizar herramientas diferentes de la noche a la mañana. También hay que atender a las nuevas normativas o las nuevas demandas de los consumidores, por lo que hay que ser fácilmente tolerante a los cambios.

Claves para adaptar la estructura de una empresa

En ese sentido, Jordi Damià, profesor en EADA Business School y CEO de Setesca ha analizado y detectado cuáles son las claves para adaptar la estructura y la toma de decisiones en una empresa a un entorno incierto.

  • Reformulación de la misión y visión. La estrategia debe orientarse más que nunca al cliente. Como sus exigencias y demandas han cambiado, la misión debe reformularse.
  • Objetivos a corto plazo. Los objetivos han cambiado. Ahora no es posible hacer planes a largo plazo, sino que la visión empresarial tiene que establecerse a corto plazo. Damiá recuerda que  cada día se consume un 0,5 % del resultado anual.
  • KPI’s más simples. Controlar los objetivos debe ser más sencillo y éstos han de ser menos ambiciosos hoy día.
  • Eliminar todo lo superfluo. Ir a lo que realmente importa.
  • Método agile. Basarse en una simplificación de la organización.
  • Automatización y tecnología. Apoyarse siempre en la tecnología para  implantar soluciones que ayuden a automatizar y simplificar procesos.