fbpx

Siete cosas que debes conocer sobre los seguros de vida en España

En 2020, había unos 20,7 millones de personas con un seguro de vida en España, según datos de Unespa, la patronal del sector.

Más de 20 millones de españoles están protegidos por los seguros de vida, lo que supone que cuatro de cada 10 personas en España tiene uno. Los expertos de elmejorsegurodevida.com han recopilado este y otros siete datos interesantes sobre estos productos en España

Los seguros de vida se encargan de velar por la economía de un hogar. En caso de que algo suceda, actúan y pagan una indemnización a los seres queridos de quienes los contratan. Tienen un funcionamiento sencillo y son muy comunes en la sociedad española.

Los expertos de este comparador online de seguros de vida han recopilado siete datos sobre estos productos para aportar más información a quienes estén dudando sobre si merecen o no la pena.

En 2020, había unos 20,7 millones de personas con un seguro de vida en España, según datos de Unespa, la patronal del sector. En concreto, algo más de 15 millones tienen una póliza individual y otros 5,6 millones estaban dentro de un seguro colectivo. Teniendo en cuenta que, a día 1 de enero de 2021, había en España 47,3 millones de personas, se concluye que uno de cada 10 residentes en España está protegido por uno de estos productos.

En España, fallecen cada año entre 65.000 y 70.000 personas que contaban con uno de estos seguros de vida. Eso supone que una de cada seis personas que fallecen deja una indemnización a sus seres queridos.

Los seguros de vida para la hipoteca se encargan de que, en caso de fallecimiento del titular, la indemnización se destine al pago de la deuda con el banco. Así, cada año se encargan de saldar unas 4700 hipotecas, con lo que esas familias no tienen que seguir pagando tras perder a uno de sus miembros.

La esperanza de cualquier persona al hacerse una de estas pólizas es no necesitarla nunca. Sin embargo, y como demuestran las cifras del punto anterior, las desgracias ocurren. En 2020, en el que hubo un 17,7% más de fallecimientos que en un año normal, los seguros de vida pagaron unos 1.275 millones de euros en indemnizaciones. Ese dato supone un 6,25% más que el año anterior.

Además, el dinero que han pagado las compañías a sus asegurados ha ido creciendo con los años. Por ejemplo, solo entre 2015 y 2020 han pagado un 16,9% más en indemnizaciones. El motivo es que cada vez son más los españoles que deciden protegerse con estos productos.

Hay distintos tipos de seguros de vida. Los más habituales son los temporales y renovables. Por lo general, estas pólizas se contratan durante un año y, si el cliente está contento, se renuevan automáticamente. Son la opción más recomendable porque permiten modificar las características con facilidad, sin atar al cliente durante años y años a una misma empresa. Si no le gusta, solo tiene que cambiarse.

Así pues, desde elmejorsegurodevida.com recomiendan evitar los llamados seguros de prima única. Son aquellos en los que se pagan muchos años de golpe, por lo que obligan a desembolsar miles de euros en el momento. No solo son más caros, sino que no permiten modificar sus características y son muy difíciles de anular. Por suerte, cada vez son menos habituales, aunque aún los venden algunos bancos.

Los seguros de vida no son caros. De hecho, la mayoría tienen una prima inferior a 300 euros al año. La prima se establece según varios factores, pero tres son los más importantes: la edad, el capital que se quiera contratar y las coberturas.

Contratar una de estas pólizas con un banco puede salir casi el doble de caro que si se hace con una empresa especializada. Así lo demostró un estudio independiente de INESE y Global Actuarial, con datos de 2021, que comparó los precios de varios bancos y aseguradoras. Un producto que debería costar 360 euros pasa a valer 694,03 euros, por ejemplo, pese a tener las mismas características. Por eso, el mejor truco para ahorrar es acudir a empresas expertas del sector.

Compensa tener un seguro de vida. En 2019, solo el 3,9% de los asegurados falleció después de estar pagando 30 años. En realidad, tres de cada 10 fallecieron menos de cinco años después de hacérselo. Es poco probable necesitar una de estas pólizas, ya que, por suerte, poca gente fallece de forma prematura. Sin embargo, y cuando es necesaria, lo más habitual es que dé más dinero del que se pagó en primas.

«Estos datos son solo una muestra de lo que aportan los seguros de vida a los españoles. No son caros si se acude a empresas especializadas y, en caso de necesitarlos, pueden marcar la diferencia en la salud económica de un hogar. Lo más importante es siempre tener toda la información posible para tomar una buena decisión», opinan desde elmejorsegurodevida.com.