fbpx

«Si todos aprendiéramos más de otras culturas e ideas, habría menos odio en el mundo»

Marina Matiss es lingüista, cantante, traductora. Habla siete idiomas y ahora está aprendiendo japonés.

Marina Matiss es lingüista, cantante, traductora. Habla siete idiomas y ahora está aprendiendo japonés. Llegó a España desde Bielorrusia hace unos años por amor y ya decidió quedarse entre nosotros. Vive en Barcelona. Marina es todo un ejemplo de superación, pues sus ganas de salir adelante en todo lo que emprende se percibe por cada uno de sus poros. En esta entrevista conocemos algo más de ella, un aspecto más personal de la artista y de la persona.

¿En qué momento llegas a España y cuándo comienzas tu trayectoria profesional como cantante?
Llegué a España por el amor por un chico y me quedé por el amor por el país. Cuando llegué trabajaba y estudiaba un máster y solo empecé mi carrera musical en enero de este año 2020.

¿Cómo está afectando la pandemia al sector de la música en directo? ¿A ti personalmente cómo te ha afectado?
Los músicos viven de poder cantar en directo. Claramente existen los streams pero no se gana mucho, casi nada. Lo único que podemos hacer es o bien hacer los gigs o bien dar clases.Es muy triste ver cuanto tienen que sufrir los músicos. Pero yo digo siempre si la vida te da limones.. es lo que tienes que usar si no hay manera de cambiar la situación. ¿Qué se puede hacer? Muchas cosas. Trabajar nuestra presencia en las redes sociales, es algo que muchos músicos aún no tienen tan dominado. Trabajar para aumentar los seguidores, crear más videos. También es un momento excelente para crear más, componer más música, escribir letras, poemas etc. De esa manera cuando podamos salir a dar conciertos se podrá pisar fuerte y con más energía, y con toda la gente con ganas de vernos y escucharnos después de tanto tiempo sin eventos.

¿Es muy diferente tu país de origen y España? ¿En qué se parecen ambos países?
Yo soy de Bielorrusia y es verdad que mi país es muy diferente. La gente es mucho más tranquila, habla menos. El clima claramente es distinto, aunque en verano no hace frío como muchos piensan:. A veces en meses como abril, mayo hace más calor en Bielorrusia que en España. Pero los inviernos te hacen amar la Navidad ahí. Aquí no se siente esa atmósfera tanto. Pero creo que la importante diferencia que antes era más visible, es la libertad. En mi país solo se está aprendiendo lo que es. Y se hace muy bien, estoy muy orgullosa de ser bielorrusa.

¿A qué otras actividades te dedicas en este momento?
Soy una lingüista fanática. Siempre me apasionaba aprender idiomas. Estoy estudiando mi octavo idioma, el japonés. Lo increíble de poder hablar otros idiomas, viajar, es el poder de ver el mundo con los ojos de otra gente que antes no eras capaz de entender. Si todos aprendiéramos más de otras culturas e ideas, yo creo que habría menos odio en este mundo.

¿Qué consejos le darías a la gente que está empezando en el mundo de la traducción e interpretación?
Nada es imposible si lo tomas en serio. Sólo sumergiéndote con la cabeza en la profundidad de lo que haces podrás amarlo y conseguir buenos resultados. P.S. Siempre. siempre aprender el vocabulario en el contexto.