fbpx

Si tienes una empresa pero no tienes CRM, ni tienes clientes ni tienes negocio

Juan M. Comas es experto en Marketing educativo y miembro de la Asociación de Marketing de España.

Disponer de un sistema de gestión de las relaciones con el cliente (en inglés, Customer Relationship Management o CRM), ya no es una opción para cualquier negocio que haya dado el salto a la transformación digital. Es decir, que si tienes un negocio pero no dispones de este herramienta no sólo es que estás perdiendo oportunidades, sino que no te están enterando de qué va la película.

El sector de la educación y la formación en España está sufriendo, como muchos otros, una enorme transformación digital a raíz de la pandemia del Covid-19 y los confinamientos y restricciones que todos hemos sufrido. No le ha quedado más remedio.

Sin embargo, llama poderosamente la atención que en el curricular español de la ESO y Bachillerato no esté aún previsto la posibilidad de cursar al menos una asignatura en modalidad online; algo que desde luego no ocurre en otros países, como es el caso de EE.UU.

Este retraso no es más que una pérdida de oportunidades para los más jóvenes. De igual manera, su empresa puede estar perdiendo enormes oportunidades de conocimiento de sus clientes al desperdiciar la ocasión de instalar un CRM que permita conocer la evolución de sus clientes, de sus perfiles, y del big data que éstos generan a medida que de dejan acompañar por su empresa o institución educativa. Y el conocimiento no sólo es poder, es dinero.

En el mercado existen numerosas empresas tecnológicas que ofrecen este tipo de software, lo implementan, migran sus datos, y comienzan a ofrecer un reporting pormenorizado. Además, no se requieren grandes inversiones, sino que en muchos casos las licencias están disponibles en modalidad Software as a Service (SaaS), que se pueden pagar mensualmente sin que supongan una realidad inasumible para nadie.

La educación se encuentra muy rezagada en cuanto la adopción de nuevas herramientas disponibles desde hace ya décadas en el mercado y de estrategias que han demostrado su éxito en otros sectores.

Conclusión, si estás preocupado por cómo tu centro educativo gestiona la relación con sus alumnos y familias, y no disponéis de un CRM en condiciones, tienes motivos sobrados para estarlo.

Y es que si tienes una empresa pero no tienes CRM, ni tienes clientes ni tienes negocio, o al menos acabarás por no tener ni lo uno ni lo otro. Una vez más, el futuro será de los intrépidos, no de los que procastinan sin cesar.