fbpx

Semana de cuatro días ¿es posible?

La semana de cuatro días es ya una realidad para decenas de empresas españolas.

La semana de cuatro días es ya una realidad para decenas de empresas españolas. Varias compañías se han animado a hacer una prueba piloto para conocer de primera mano el valor de implantar la semana de cuatro días y conservar a sus trabajadores el mismo salario que si estuvieran realizando una jornada semanal de 40 horas.

Una de las empresas que está realizando la prueba es Sermes CRO, que ha anunciado que  llevará a cabo un programa piloto con una parte de la plantilla para analizar detalladamente el impacto que esta medida tendrá en sus operaciones

Actualmente, esta empresa cuenta con más de 250 empleados en España y está especializada en ofrecer servicios de investigación clínica a laboratorios farmacéuticos, biotecnológicas e investigadores académicos. Además, cuenta con una Unidad de Big Data & Inteligencia Artificial.

La medida en cuestión se sumará a otras que ya ha puesto en marcha la compañía, como son el teletrabajo, que se implantó hace seis años, por lo que cuando ocurrió la pandemia, la compañía ya tenía experiencia en este sentido.

El CEO de Sermes CRO, Antonio Berlanga, subraya que en la empresa siempre se han sentido “especialmente orientados al bienestar de nuestros trabajadores y nos esforzamos por generar el equilibrio adecuado entre la vida personal y profesional”.

Para Berlanga, “es igual de importante hacer de Sermes CRO el mejor lugar para trabajar que ofrecer la máxima calidad de servicio a nuestros clientes. Estamos convencidos de que esta iniciativa redundará en beneficio de todos”.

El Gobierno ya ha iniciado el trámite para que unas 150 empresas españolas prueben la semana laboral de cuatro días. El Ministerio de Industria dispone de un presupuesto de 10 millones de euros para dar ayudas a empresas que reduzcan la jornada laboral de sus empleados.

El Gobierno ya ha sacado a consulta pública el proyecto y ha abierto un plazo de alegaciones que concluye el próximo 30 de junio con el objetivo de probar si la reducción de la jornada es asumible para la mayoría de las empresas.