fbpx

Sanidad sigue sin hacer sus deberes: los colegios e institutos deberían haber cerrado hace una semana

Los expertos denuncian que el Gobierno no haya dado instrucciones a las CC.AA. para que procedan al cierre de los centros escolares. La variante Ómicrom principal fuente de contagios en España ya. Las vacunas, ineficaces.

Ante el aumento de contagios por la nueva variante del coronavirus, Ómicrom, los colegios e institutos españoles deberían haber mandado a todos sus alumnos a casa hace al menos una semana, para garantizar que las reuniones familiares de esta Navidad y de Año Nuevo pudieran celebrarse con las máximas garantías de seguridad para las familias; tal y como han venido reclamando los expertos. Sin embargo, estas cuestiones paracen no preocupar a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que no sabe por donde le da el sol.

Ninguna de las comunidades autónomas ha dado tampoco paso alguno en esta dirección. Los alumnos continúan en las aulas mientras los contagios se han disparado entre los padres de niños y adolescentes, es decir, entre la franja de los 35 a los 45 años, que son los que ahora se están infectando. La mitad de ellos se estima que se están contagiando con la nueva variante del virus, Ómicrom, para la que las vacunas se están demostrando completamente ineficaces, con alguna excepción al parecer.

Lo razonable hubiera sido decretar el cierre de los centros para evitar el contacto de los menores entre ellos y evitar, en la medida de lo posible, que el virus se hubiera extendido a las familias, con el consiguiente riesgo elevado de contagio que existe para los abuelos, que estarían desprotegidos, como en la primera ola, frente al contacto con la nueva variante.

La variante Ómicrom es mucho más contagiosa que sus predecesoras, y aunque en un primer momento se pensó que podía ser menos grave, los ingresos en las UCIs españolas se están disparando desde la semana pasada. Los puertos y aeropurtos siguen sin estar controlados. Es una vergüenza la incapacidad del Gobierno para actuar. Su incapacidad está provocando muertes y los medios de comunicación debemos denunciarlo. La mayoría sin embargo, continúan emitiendo los mensajes oficiales de que es necesario vacunar a los niños. Algo que muchos pediatras no ven claro.

A la vez, se ha aprobado por parte del Consejo Interterritorial la tercera dosis de la vacuna en los mayores de 40 años, lo cual es absurdo pues esa vacuna ya no protege contra Ómicrom; y está causando numerosos efectos secundarios entre la gente mayor que la está recibiendo. No están sentando bien esas terceras dosis, tal vez por la elevada presencia de anticuerpos en el organismo de esos vacunados.

Hoy mismo hemos conocido un estudio de Moderna que indica que la tercera dosis de refuerzo de esta vacuna sí sería eficaz con Ómicrom. Además, la Agencia Europa del Medicamento se reúne de forma extraordinaria hoy para tomar una decisión sobre la seguridad, la calidad y la eficacia de la nueva vacuna estadounidense de los laboratorios Novavax, que si logra la aprobación de esta entidad será ya la quinta disponible.