fbpx

Reino Unido sufre escasez de energía y de mano de obra tras el Brexit

Continuan apareciendo las consecuencias del Brexit. La población comienza a estar harta.

Quién iba a decirle a Boris Johnson que las consecuencias del Brexit iban a ser estas. La población comienza a resentirse debido a la escasez de energía, lo que ha provocado -como en España- subidas enormes en el precio de la luz y el gas, y una fuerte escasez de mano de obra debido a los impedimentos de las autoridades para que los extranjeros puedan permancer de forma legal en el territorio.

A todo ello se suman las consecuencias de la pandemia en la economía, donde miles de puestos de trabajo se han perdido en los últimos meses debido al cierre de cientos de empresas. Las empresas que han logrado subsistir en esta situación ven ahora muy mermada su capacidad de contratación, debido a las trabas burocráticas fruto del Brexit.

«En última instancia, el Gobierno tomó una decisión política para dificultar la inmigración poco calificada», dijo Joe Marshall, investigador principal del Institute for Government, un grupo de expertos independiente. «La escasez de mano de obra podría haber sido menos severa si el Reino Unido hubiera mantenido la libre circulación de personas después del Brexit», agregó.

Reino Unido tuvo un récord de un millón de puestos vacantes entre junio y agosto, según la Oficina de Estadísticas Nacionales. Los restaurantes, pubs y supermercados, incluido Nando’s, tuvieron que cerrar temporalmente algunas ubicaciones el mes pasado debido a la escasez de personal o porque ciertos ingredientes no se entregaron como resultado de la menor cantidad de camioneros.

El sector de la asistencia social para adultos también se enfrenta a una «crisis de la fuerza laboral» y deberá contratar trabajadores extranjeros para cubrir decenas de miles de vacantes, según Care England, que representa a proveedores independientes.

Las restricciones de la cadena de suministro exacerbadas por el Brexit significan que los consumidores del Reino Unido se enfrentan a un aumento en las facturas de alimentos y energía al mismo tiempo que se están eliminando las medidas de apoyo a la pandemia, incluido el apoyo del gobierno a los salarios y un aumento semanal de 20 libras a los pagos de la seguridad social, informó la CNN.

La presidenta de las Cámaras de Comercio Británicas, Ruby McGregor-Smith, dijo que incluso si las visas a corto plazo atraen el número máximo permitido, «no será suficiente para abordar la escala del problema que ahora se ha desarrollado en nuestras cadenas de suministro». Ella lo comparó con «arrojar un dedal de agua a una hoguera».

El Ejército del Reino Unido ahora está en espera de las entregas de combustible en medio de las advertencias de la Asociación Médica Británica de que los trabajadores de la salud, incluidos los conductores de ambulancias, no podrán hacer su trabajo.

Los medios de comunicación comienzan a hablar de un «invierno de descontento» entre la población, sobre todo la más joven, que siempre se mostró partidaria de permanecer en la Unión Europea.