fbpx

¿Por qué se sigue recomendando el uso de mascarilla en la Guía de la Desescalada?

Debido a la cantidad de basura que generan las mascarillas desechables, los gobiernos de todo el mundo han recomendado el uso de mascarillas reutilizables.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) es uno de los órganos primordiales del Departamento de Salud y Servicios Humanos EE.UU. Sus guías e indicaciones tienen gran peso en la sociedad norteamericana y en el mundo entero, sobre todo durante el proceso de desescalada. Desescalar, como ocurre en el alpinismo, es un momento clave para completar un reto con éxito. Si el alpinista baja corriendo o de un salto, lo más probable es que termine su recorrido herido. Lo mismo ocurre con nuestra desescalada.

Durante este año de pandemia, y en especial en estos últimos meses, los CDC están siendo referentes. Sus recomendaciones son necesarias ya que se basan en la evidencia científica, son claras y concisas y disponibles en formato divulgativo.

Respecto a quienes serán los primeros grupos que puedan quitarse la mascarilla en EE.UU., la guía del CDC propone a las personas que están vacunadas. Además, especifican que debe haber transcurrido dos semanas después de la administración de la segunda dosis de vacunas como las de Pfizer o Moderna. En el caso de la vacuna de Johnson & Johnson, deberán pasar dos semanas desde la administración de su única dosis. Antes de este tiempo la persona no estará totalmente protegida y deberá seguir tomando todas las medidas preventivas.

¿En qué casos se puede prescindir de mascarilla?

Según el CDC, si una persona está completamente vacunada, puede reunirse sin mascarilla en varios casos: en interiores con personas vacunadas, y con personas no vacunadas, pero de bajo riesgo a desarrollar síntomas severos (siempre y cuando sean de la misma unidad familiar).

Es necesario especificar que la mascarilla seguirá siendo necesaria para todo el mundo, vacunado o no, en público y al reunirse con personas ajenas a la unidad familiar. Y también al tener contacto con personas no vacunadas que pertenezcan a un grupo o convivan con una persona con estas características.

Además de que usar la mascarilla es imprescindible (por lo menos hasta que una gran mayoría de la población sea inmune al virus), los vacunados deben seguir manteniendo distancia física, evitar grandes aglomeraciones de gente, y los espacios que estén mal ventilados o con una ventilación insuficiente.

De igual manera, el CDC hacen hincapié en la importancia de evitar reuniones medianas o grandes y retrasar los viajes, tanto nacionales como internacionales.

La desescalada en el resto del mundo

La desescalada está ocurriendo de maneras diferentes en cada rincón del mundo. Por ejemplo, en Alemania ya plantean un confinamiento estricto los días de Semana Santa debido a la situación “muy grave” en la que se encuentran. Así lo ha comunicado la canciller alemana Ángela Merkel.

Por su parte, Japón ha decidido no recibir a público extranjero en los Juegos Olímpicos de 2021 que tendrán lugar en Tokio, para contener la propagación de la pandemia.

Lo que todos los países comparten es que en ellos la mascarilla sigue siendo el mejor complemento para enfrentarse a la transmisión de la Covid-19.

La mascarilla sigue siendo la mejor protección

lamasQ es la protección que necesitamos para desescalar con seguridad. Porque si queremos bajar de esta empinada montaña, necesitamos tomar precauciones, más aún si cabe que a la subida. Estamos cansados y con ganas de salir de esta interminable pandemia, pero tenemos que hacerlo con prevención, y siempre siguiendo todas las guías sanitarias.

Debido a la cantidad de basura que generan las mascarillas desechables, los gobiernos de todo el mundo han recomendado el uso de mascarillas reutilizables. Estas mascarillas ofrecen protección segura durante más horas y además permiten ser lavadas sin perder eficacia.

Con el fin de ayudar y cuidar al planeta las mascarillas lamasQ ayudan a reducir el brutal impacto medioambiental de fabricar y consumir cientos de millones de mascarillas imposibles de reciclar o absorber por el medioambiente, ya que no contienen plásticos en su composición.

Además, están fabricadas en algodón 100% orgánico, esta composición reduce el efecto del roce con la piel, favorece una respirabilidad natural y aportan un mayor confort, especialmente en un uso continuado.