fbpx

Por qué las autonomías deberían buscar las vacunas por su cuenta y no depender del Gobierno

La pésima gestión del Gobierno socialcomunista hace necesaria la intervención de las CC.AA. en la compra de nuevas dosis.

Las comunidades autónomas están acusando las restricciones impuestas por Johnson&Johnson, la multinacional productora de la vacuna Janssen, debido a los problemas que ésta ha causado en varias personas en EE.UU. donde se han detectado varios casos de trombosis que han provocado varias muertes. Las autoridades estadounidenses están investigando si existe relación casusa-efecto. Sin embargo, en España no vamos a cumplir el calendario de vacunación previsto por la inoperancia del Gobierno de Sánchez.

Pedro Sánchez está en campaña contra Isabel Díaz Ayudo por la presidencia de la Comunidad de Madrid, o al menos eso parece. Está también en cómo burlar los mecanismos constitucionales de control al Gobierno y sus sesiones parlamentarias son una muestra de ello. Está también tratando de recolocar a su incómodo socio de Unidas Podemos en el nuevo Gobierno, tras la salida de Pablo Iglesias. En fin, se puede decir que está a todo excepto a gestionar la peor crisis sanitaria a la que se ha enfrentado España en los últimos siglos.

Mientras tanto, las comunidades autónomas alertan ya de que no van a poder seguir vacunando al no disponer de suficientes dosis de vacunas de otros laboratorios, como el controvertido Astrazeneca, Moderna o Pfizer, que son las vacunas aprobadas hasta la fecha en Europa por el órgano correspondiente.

Andalucía ya ha advertido que recurirá a los mercados internacionales en busca de las dosis necesarias para su población, como ya lo hiciera hace unos días la Comunidad de Madrid, que tanteó al distribuidor de la vacuna rusa Spunik-V. Y es que estos probelmas con los que se está enfrentando España no existen, ni de lejos, en otros socios europeos. Alemania, por ejemplo, ha adquirido ya dosis de la vacuna rusa para complementar las dosis que han estado recibiendo de otros laboratorios.

En este sentido, países como Serbia, tienen vacunas de sobra y están ofreciendo a ciudadanos de otros países que acudan a pincharse la vacuna que deseen. Tan solo se requiere rellenar un formulario online gubernamental y contratar los servicios de una empresa local que facilite un número de móvil y ayude con la traducción del cirílico, que son dos requisitos obligatorios para vacunarse gratis además en este país de los Balcanes. ¡Toda una proeza!

Por tanto, las comunidades autónomas españolas disponen de presupuesto suficiente, de los quipos necesarios, de la capacidad logística y de los instrumentos legales para hacer esto posible. La población está deseando inocularse vacunas seguras. Es hora de ir a por ellas. Es así de simple.