fbpx

¿Por qué la gente ha votado a Ayuso?

La victoria de Isabel Diaz Ayuso en las elecciones autonómicas de Madrid, celebradas el pasado martes 4 de mayo, ha trastocado el juego de poder en el tablero político nacional.

La victoria de Isabel Diaz Ayuso en las elecciones autonómicas de Madrid, celebradas el pasado martes 4 de mayo, ha trastocado el juego de poder en el tablero político nacional. Pero, qué es lo que ha provocado que barrios tradicionalmente feudo del PSOE hayan acabado votando al PP?

En Moncloa no se explican qué ha pasado. Y menos si nos acercamos a la sede de Unidad Podemos. En Ciudadanos, Arrimadas no sale de su asombro; algo parecido, pero en sentido distinto de lo que le ocurre a Mónica García de Más Madrid. Mientras, en VOX, respiran aliviados porque han salvado las naves y serán decisivos, esta vez sí.

Pero en Génova no vayan a pensar que las cosas están mejor. Los de Pablo Casado no han trasladado a la opinión pública una valoración de los resultados certera. De hecho, el eterno candidato a la presidencia del Gobierno, tras el abandono de la política de Rajoy (gracias a él vino Sánchez), no da pie con bola. Le faltó tiempo para aparecer en el balcón de Génova 13 la noche de la victoria electoral y apuntarse como propio el tanto. Nada más lejos de la realidad.

La victoria de Ayuso en Madrid se ha logrado a base de mucho esfuerzo y tesón de la candidata, quien muchas veces ha estado más sola que acompañada, también por los que fueran sus socios de Gobierno (¿se acuerdan ustedes de los de Ciudadanos?). Buena parte de los votos conseguidos lo son pero prestados. Muchos de ellos, de electores del propio PSOE cansados ya de las mentira de Sanchez y agradecidos a quien ha permitido que salieran adelante sus negocios en pandemia.

Eso Isabel lo sabe y su forma de gobernar debe, efectivamente, ser para todos, sin sectarismos, contando con lo mejor de cada formacion política, tal y como ya ha abunciado, trabajando por Madrid, por seguir adelante como comunidad y siendo ariete del socialismo y del comunismo instalado en La Moncloa, ya sin Pablo. Hay otra forma no sólo de pensar, sino de vivir, lejos de las imposiciones y del afán recaudatorio. Lejos del sectarismo y de la vagancia. La libertad. Esa es la forma que ha caraterizado a Ayuso y es lo que ha propiciado su victoria. Toca disfrutarla y sobre todo ejercerla, para que los totalitarios se vayan de las instituciones y este país vuelva a respirar.