fbpx

Pixar nos da una lección de vida con Soul, su película menos infantil

El director Pete Docter nos presenta Soul, una nueva producción de Pixar que se puede ver en exclusiva en la plataforma Disney+.

El director Pete Docter, conocido por dirigir Inside Out («Del revés») y Up nos presenta Soul, una nueva producción de Pixar que se puede ver en exclusiva en la plataforma Disney+.

Con este tercer largometraje de animación, este director se reafirma como el autor más introspectivo de la factoria Disney. Si en sus anteriores creaciones había profundizado en las relaciones humanas y en los sentimientos, en esta ocasión nos habla de la vida a través de la muerte, de ser feliz.

Es una joya de película si no tenemos en cuenta de que viene envuelta en un formato “intantil” y de infantil no tiene nada. Resulta aburrida e incomprensible para los pequeños de la casa.

Hace tiempo que Pixar nos tenía acostumbrados a películas divididas en dos partes, una para los niños y otra con un argumento más adulto para el deleite de los padres que acompañaban a sus hijos al cine. Ese es el caso por ejemplo de Up en el que la trama de la historia de amor de los ancianos hacía el deleite de los adultos mientras que la de la aventura con los perros habladores era la preferida de los pequeños.

Mientras que los mayores encontramos un argumento profundo, emocionante e inspirador gracias al mensaje de “se feliz” hagas lo que hagas, “lo importante es el camino” para plantear una vida más resistente al fracaso y la frustración, lo niños no aguantarán la hora y cuarenta y siete minutos que dura el film.

Soul es en definitiva una lección de la mano de un músico frustrado que tras una experiencia “sobrenatural” descubre que no está aprovechando al máximo su vida, aprende que solo hay una vida para darle importancia a cosas sobrevaloradas y el valor de disfrutar de las pequeñas cosas .

Además llega esta película a decirnos “disfruta de un rayo de sol, de una nota musical, de una pequeña charla”, en un momento en el que todos necesitamos ese empujoncito para seguir adelante pese a la situación provocada por el Covid-19 en el que la tónica es la tristeza y la desesperanza.

Es un filme que no va a dejar indiferente a nadie, un toquecito directo al corazón y una llamada a la reflexión personal.