fbpx

Parler tampoco gusta a Google y a Apple y la retiran de sus appstores

El sentimiento en la mitad de la población estadounidense es de total indefensión. La población siente que no puede expresarse con libertad en las redes sociales.

La red de los seguidores de Donald Trump, llamda Parler, una especie de Twitter pero sin censura, ha sido también suprimida de la store de Android mientras que Apple ha dado un plazo de 24 horas para que la aplicación le presente un plan de moderación de contenidos, en línea con la censura que vienen aplicando las grandes tecnológicas de Sillicon Valley a Donald Trump y a sus millones de votantes, tras los sucesos del Capitolio.

Parece que Parler era el último reducto de los seguidores de Donald Trump, pero tras la decisión de Google, y que próximamente también secundará Apple, todo ha quedado en un sueño.

Sin embargo, el acceso a Parler puede realizarse directamente a través de su web: www.parler.com, sin que sea necesario bajarse la aplicación móvil.

La mitad de la población estadounidense busca un lugar donde expresarse en paz y poder criticar el pucherazo electoral de Joe Biden y del Partido Demócrata en las últimas elecciones presidenciales, posiblemente con ayuda de China.

El sistema ha quebrado y la sensación de millones de estadounidenses es la misma: las instituciones han fallado al pueblo y se han puesto del lado de los poderosos. La censura y la represión amenazan con instalarse en una sociedad cada vez más fraccionada desde el punto de vista político, y hay riesgo de una fragmentación aún mayor, que haga prácticamente irreconciliables los dos bandos.

La izquierda radicial amenaza como aplastar, como una apisonadora del intelecto, a cualquiera que se atreva a cuestionar el papel de los gays, los colectivos LGTBI, la ideología de género, o simplemente se atreva a decir que Biden es un peófilo. Un sentimiento, por cierto, bastante extendido en muchas capas de la sociedad estadounidense, donde el político ha sido acusado por varias excolaboradores de conducta sexual inapropiada.

De hecho, andan circulando varios vídeos en YouTube, donde puede verse a Biden desenvolverse bastante bien con mujeres y niñas a las que tiene ocasión de saludar. Los tocamientos son incómodos hasta para el propio espectadores. Si no, juzguen ustedes mismos: