fbpx

Para un momento y mira

Teresa Juan López es periodista, profesora de yoga y meditación, coach espiritual y escritora.

Escribo sobre la importancia de trabajar nuestro interior en este nuevo tiempo que experimentamos. La importancia de mantener la calma cuando llega la tormenta, de tener la capacidad de volver a ubicarnos cuando sentimos que el rumbo se pierde y no sabemos por dónde es.

Escribo para que bajes tu mirada, barbilla al esternón, y te observes unos instantes a ti mismo. El vaivén de tu respiración desde el vientre a tu pecho; el latido interno de tu corazón. Tu cuerpo, que eres capaz de recorrer con la mirada de arriba abajo, y de abajo arriba. Lo que ves. El tiempo que dedicas a contemplar lo que acontece a tu alrededor sin preocuparte por lo que sucedió antes o vendrá más tarde.

Y que cierres tus ojos para preguntarte qué es lo que deseas cambiar con tanta vehemencia. Por qué lo haces cada vez que no estás de acuerdo con tu vida. Que lo transformes en lo que sí te funciona. Que pongas el foco en observar qué permanece inalterable dentro de ti y sigue haciendo que dibujes una leve sonrisa en el rostro.

Reconocerte tú. Sin ambages. Desde la naturalidad de lo que siempre has sido. Sin presiones. Aceptando y agradeciendo todo lo que eres y te llega. Pero sin una urgencia por comprender, por conectar demasiado con la mente, que acosa con un martilleo goloso, y que no cesa.

Admirarte desde la humildad que te hace grande. Respirar profundo tomando aire y recargándote de energía nueva. Y exhalar soltando toda la precoupación, la tensión y la carga que llevas arrastrando sobre los hombros.

Hacerlo varias veces. Suspirando y sonriendo cada vez que reconoces que cuesta menos permanecer presente y pasar de la queja al agradecimiento. Entendiendo el juego de la vida. La oportunidad amable de hacerte más grande, de evolucionar hasta saberte nuevo. De avanzar sin necesidad de que obligatoriamente pases  por el sufrimiento.

Porque se puede. Porque forma parte de la nueva tierra que estamos pisando. Porque ha llegado el momento, para quedarse.

Y suena una nueva canción que debemos mirar con ojos de realidad y oportunidad. También de dirección, energía y optimismo.