fbpx

Pablo Casado cava su propia tumba política al acusar de corrupción a Díaz Ayuso

«Lo más cruel que se puede hacer contra una persona, atacar su familia, que nada tiene que ver con la política», así de cotundente se ha mostrado esta mañana la presidenta de la Comnidad de Madrid, tras acusar al entorno de Pablo Casado de haberla, a su vez, acusado de corrupción, después que haya trascendido que Génova 13 utilizó el Ayuntamiento de Madrid para espiar a la presidenta, por presentarse ella a la presidencia del PP de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso también ha acusado a Pablo Casado de no desmentir esas falsas acusaciones contra ella, que han venido de su propia familia política, según ha explicado ella misma. De esta forma, el actual presidente del Partido Popular, Pablo Casado, cava su propia tumba política, al enfrentarse contra la única baronesa del PP que gana elecciones. Y las gana además con contundencia.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha confirmado dicha investigación, pero niega la contratación de una agencia de detectives: «No se ha producido ningún encargo desde el Ayuntamiento de Madrid, todos los niegan tajantemente», ha afirmado. Hecho que Ayuso cree.

Al parecer, según los fontaneros de Génova, el hermano de Ayuso habría ejercido como intermediario en la consecución de un contrato de 1,5 millones de euros, adjudicado por el trámite de emergencia -sin concurso-, a una empresa que suministró mascarillas a la Consejería de Sanidad. Dicha acusación ha sido desmentida por la presidenta.

Los simpatizantes, afiliados y votantes del PP no van a entender esta nueva puga interna del partido, y van a terminar retirando su confianza para dársela a VOX, única alternativa al socialcomunismo en España en este momento.

De continuar en su empeño, va a conseguir dinamitar la propia estructura del PP, que va a saltar por los aires en un plazo muy breve de tiempo. Algunos medios de comunicación hablan de consecuencias inimaginables todavía. Pero todos sabemos a qué se refieren.

Tras la última campaña electoral en Castilla y León, las encuestas han ido evidenciando la caída del PP en CyL, a medida que que se producían estas crisis internas.

Tras la última campaña electoral en Castilla y León, las encuestas han ido evidenciando la caída del PP en CyL, a medida que que se producían estas crisis internas. El candidato a presidir de nuevo la Junta de Castilla y León, Fernández Mañueco, salvó el pasado domingo las naves por los pelos. Su negativa a pactar con VOX y darle cabida en el Gobierno de la región, siguiendo las instrucciones de Casado y García Egea, van a provocar también el bloqueo institucional y una previsible repetición electoral. Es muy  posible que la sangría de votos continúe desde el PP hacia VOX, como ya ocurriera antes con los votantes de Ciudadanos, decepcionados con el giro a la izquierda de Arrimadas.

La comparecencia pública de Isabel Días Ayuso no tiene desperdicio.