¿Cómo es tu cráneo?

No es posible sentirse dichoso ni sosegado si se es víctima de emociones insanas como la envidia, el miedo, el odio, los celos o el afán de venganza. Por Carlos Andreu.