fbpx

Nuevo ataque de Twitter a la libertad de expresión: esta vez suspende la cuenta de VOX

Twitter censura de manera unilateral y sin explicaciones la cuenta del tercer partido político en España. El enfado de los de Abascal es absoluto. Anuncian medidas legales contra la red social.

La red social Twitter, que tristemente saltó a la palestra pública del debate político poco después de confirmarse la victoria electoral de Joe Biden con la suspensión definitiva de la cuenta de su oponente, Donald Trump, vuelve a atacar a la libertad de expresión, esta vez suspendiendo temporalmente en España la cuenta de VOX.

Según ha informado el diario El Mundo, «el enfado en las filas de Vox es absoluto, y así lo ha expresado también públicamente su líder, Santiago Abascal, que ha acusado a Twitter de querer censurarles para «influir» en las elecciones catalanas.

Por todo ello, ha anunciado la presentación urgente de una querella por haber actuado de manera «totalitaria». En paralelo, el vicepresidente y eurodiputado del partido, Jorge Buxadé, ha elevado al asunto ante instancias europeas registrando una pregunta sobre esta «censura» ante la Comisión Europea para que se pronuncie».

No es para menos. VOX consigió en las últimas elecciones generales 3.656.979 votos, lo que representa el 15,21% del electorado español. Parece que no dejar espacio a la libertad ideológica del 15,21% del electorado en España es motivo de preocupación para el conjunto de la sociedad y no sólo para sus votantes o simpatizantes. La democracia se fundamenta en el respeto a la libertad ideológica y de pensamiento de todos sus miembros.

El tuit que ha motivado la suspensión temporal de la cuenta, que se prevé que sea por espacio de varios días, decía lo siguiente: «Suponen aproximadamente un 0,2% y son responsables del 93% de las denuncias. La mayoría son procedentes del Magreb. Es la Cataluña que están dejando la unánime indolencia y complicidad con la delincuencia importada. ¡Sólo queda Vox».

La red social considera que este mensaje incumple las reglas de la plataforma que prohíben las conductas de «incitación al odio». Tal y como le ha comunicado a Vox para anunciarles la suspensión de la cuenta.

La decisión de Twitter de suspender todas aquellas manifestaciones públicas que no coincidan con su política, comienza a hacer mella en sus usuarios y pone en tela de jucio la neutralidad de Internet y el papel que juegan las redes sociales en la sociedad.

¿De qué sirve una red social que censura al diferente y que no respeta las opiniones de sus usuarios? ¿No es lógico que ésos acaben retirándose y buscando otras alternativas para poder expresarse con libertad? Esto es precisamente lo ocurrido con Parler o Gab, dos nuevas redes sociales que han experimentado un crecimiento brutal en los últimos meses a raíz de la censura de los trumpistas y su líder en Twitter.

Tal vez esta decisión acabe por volverse contra la propia red social y provocando una regulación legal en los países europeos que trate de garantizar los derechos de los ciudadanos frente al papel dominante que están comenzando a adoptar las grandes tecnológicas estadounidenses.

Ua buena manera de comenzar con este control sería revisar la política fiscal, y obligar a éstas compañías multimillonarias a pagar los impuestos que les corresponde en nuestro país, evitando prácticas habituales en muchas de ellas como la evasión fiscal. Caso paradigmático es el de Google, quien apenas paga impuestos en España o el de Amazon, principal proveedor de servicios en la nube, además de ser conocido por el público general por su negocio de comercio electrónico.