fbpx

No todas las empresas españolas están preparadas para el trabajo híbrido

No obstante, el 89% de los profesionales quiere trabajar en remoto.

La pandemia del Covid-19 ha tenido un claro impacto económico, social y sanitario. Pero también el mundo del empleo ha sufrido una evidente transformación. El tsunami originado por la crisis sanitaria ha obligado a compañías de todos los tamaños y sectores a rediseñar sus modelos de trabajo y la forma en la que gestionan el talento ya nunca será la misma.

En este contexto nace precisamente el informe «El Impacto de lo Híbrido», que recoge las principales claves de la llamada «revolución flexible» y los cambios que ésta ha originado en la comunicación, los espacios o la cultura de las compañías. El documento pone el foco en aspectos fundamentales para la implementación del trabajo híbrido.

Así, cuatro organizaciones punteras en la aplicación de los nuevos modelos analizan la realidad actual desde sus particulares perspectivas: ManpowerGroup explica el impacto en el talento y la cultura corporativa; LLYC las estrategias de engagement y comunicación interna; Zityhub la eficiencia inmobiliaria y The Move el diseño del espacio de trabajo del futuro.

En este nuevo escenario, no todas las compañías españolas están preparadas para afrontar la puesta en marcha de un modelo híbrido, por eso muchas de ellas han regresado o planean regresar al modelo presencial.

De hecho, según recoge el informe El teletrabajo en España de la ONTSI (Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad), España sólo permite teletrabajar el 35,6% de horas a la semana. Portugal y Francia están por encima del 45%.

Sin embargo, según recoge el informe El Impacto de lo Híbrido, el 89% de los profesionales esperan que sus trabajos sean parcialmente remotos después de la pandemia.

Quiere esto decir que, si las empresas no se adaptan a estos modelos flexibles que el talento exige hoy, la consecuencia directa podría ser la falta de compromiso de los profesionales o una elevada tasa de rotación, entre otras. Por todo ello, El Impacto de lo Híbrido analiza y da respuesta a las compañías que están planteando un cambio de modelo de trabajo y necesitan claves para hacerlo de forma sostenible.

Si las empresas no se adaptan a estos modelos flexibles que el talento exige hoy, la consecuencia directa podría ser la falta de compromiso de los profesionales o una elevada tasa de rotación

Flexibilidad como sinónimo de retención y captación de talento (ManpowerGroup)

En el primer eje estratégico del informe, basado en el talento y la cultura, ManpowerGroup pone el foco en las tres palancas que deben seguir las organizaciones para apoyar la evolución del talento: flexibilidad en el entorno laboral; bienestar y salud de los profesionales; e impulso de la transformación digital. Además, se recogen numerosas tendencias propiciadas por cambios que afectan a las personas, al lugar de trabajo y a los procesos.

ManpowerGroup también sostiene que la demanda de modelos de trabajo híbridos está creciendo más que nunca, ya que los profesionales están decididos a quedarse con los aspectos positivos de la “nueva normalidad” y rediseñar un nuevo escenario laboral.

Sus expertos aseguran que serán los propios profesionales quienes planteen sus exigencias a las organizaciones y quienes, de algún modo, reinventen el mundo del empleo. ManpowerGroup insiste, además, en que aquellas empresas que quieran crear un modelo de éxito deben sentar las bases e implementar políticas que promuevan la diversidad, la igualdad y la inclusión desde el primer momento: en definitiva, deben poner el foco en las personas.

Por último, este primer eje estratégico también menciona la guerra por el talento que existe entre empresas de todo el mundo.

Según apunta la compañía en un reciente estudio, el desajuste de talento se sitúa ya en el 75% a nivel mundial y por eso es fundamental la priorización de los programas de upskilling y reskilling para que los profesionales puedan adaptarse a entorno en constante cambio y cada vez más digitalizado.

“Tal y como recoge este estudio, el escenario actual refleja un mercado laboral cambiante marcado por el desajuste de talento y por los nuevos modelos de flexibilidad. El problema es que no todas las compañías españolas están preparadas para seguir apostando por modelos de trabajo híbridos. Nuestro objetivo es ofrecer una hoja de ruta para que empresas de todos los sectores puedan dar respuesta a las exigencias de flexibilidad de los profesionales y así mejorar su capacidad para atraer y fidelizar al Talento”, afirma Álvaro Álvarez, secretario general de ManpowerGroup España.

Engagement con el Talento, una gran preocupación para las compañías (LLYC)

En el segundo eje estratégico del informe, basado en el engagement y comunicación interna, LLYC destaca que, en este nuevo escenario, el compromiso con el talento está en el centro de las decisiones y preocupaciones de la mayoría de organizaciones y solo aquellas compañías que pongan la comunicación en el centro de la relación con sus profesionales saldrán reforzadas.

Para analizar este contexto y los retos en relación al talento y las tendencias de este nuevo modelo híbrido, en el estudio se identifican tres escenarios: a corto, medio y largo plazo que ponen de relevancia la necesidad de adaptación.

El primer escenario está basado en el momento actual, que se caracteriza por la adaptación al entorno y el acelerón digital. Proliferan los townhall virtuales, se priorizan los canales más accesibles y formatos de éxito como los podcasts y apostar por la creatividad es clave para el éxito.

Aquí, la comunicación es fundamental para mantener la cohesión de los equipos y transmitir la cultura. En el segundo escenario, a medio plazo (en los próximos cinco a siete años), LLYC destaca que llegará la personalización de los contenidos, además de que emergerán directivos más cercanos, humanos y colaborativos y formatos de comunicación asíncronos.

La comunicación interna, por lo tanto, comenzará a diluirse y los managers de las organizaciones entenderán su rol activo en el fomento del engagement interno. En el tercer y último escenario, en el futuro, aunque es complejo de imaginar, el estudio sostiene que la comunicación interna dejará de existir como tal y formará parte de los canales externos. Se impondrá un modelo de suscripción para los colaboradores (actuales, pasados o futuros).

“El éxito de la comunicación interna y el engagement dependerá de la capacidad de las compañías de apostar por la creatividad, lo que supone dejar de ver a los profesionales como “público cautivo”, de abrazar la tecnología y aprovechar su potencial para mejorar el conocimiento del talento y de impulsar la involucración, primero de los líderes y luego del resto de la organización, en la función de comunicar y mantener la conexión con los equipos”, apunta María Obispo, directora de Talent Engagement de LLYC.

Trabaja desde cualquier lugar (Zityhub)

En el tercer eje, en cuanto a eficiencia inmobiliaria, zityhub apuesta por el futuro de la oficina líquida, generando no solo un un gran impacto en las formas de trabajar, sino en la búsqueda continua de eficiencia en el coste inmobiliario de las compañías.

Facilitar una flexibilidad plena y real a los profesionales para que éstos tengan la confianza para decidir dónde poder trabajar será clave en el futuro. Por ello, las compañías ofrecerán omnicanalidad en cuanto al dónde y al cuándo se trabaja de modo que la oficina evoluciona y se transforma prioritariamente en un espacio para la socialización corporativa.

Así, la «revolución flexible» se basa en el cumplimiento del trabajo como una actividad y no en dependencia del lugar desde donde se realiza.

El espacio de trabajo del futuro es una red multimodal, una oficina distribuida como consecuencia de la proliferación de nuevos modelos inmobiliarios en búsqueda de eficiencia de costes y organizativa que también traerá un ahorro en tiempos medios de desplazamiento diario al trabajo, una disminución de emisión de CO2 en las ciudades, con reducción de la huella de carbo no y una reducción del estrés y mejora de la salud de los profesionales.

“Resulta demoledor el dato incluido en el estudio que muestra que se espera que la presencia de modelos híbridos en las compañías pase de un 28% a un 81%. Implementar lo híbrido es prácticamente imposible sin una tecnología que permita la gestión de la disponibilidad del espacio. Debemos conectar: propósito personas y organizaciones”, destaca Ángel Serrano, CEO de Zityhub.

Hacia una oficina líquida: el futuro de las organizaciones (The Move)

Finalmente, en el cuarto y último eje, en cuanto a los espacios del trabajo del futuro, The Move sostiene que las oficinas hoy en día son espacios defensivos que se adaptan a la fuerza al trabajo en remoto y tienden a la rigidez.

Sin embargo, a medio plazo, los espacios para trabajar se convertirán en una oficina social, con puntos de encuentro para cohesionar equipos y poder transmitir la cultura de la empresa.

En un futuro cercano, las oficinas serán líquidas, un modelo hiper flexible en el que el espacio se adaptará a las personas y no al revés. Espacios de trabajo ideados para dar soporte al trabajo asíncrono, sostenible, inclusivo e integrado en una comunidad local.

En un futuro cercano, las oficinas serán líquidas, un modelo hiper flexible en el que el espacio se adaptará a las personas y no al revés

“En entornos cada vez más competitivos, la necesidad de retener el Talento y gestionar los inmuebles del modo más eficiente, obliga a dar un paso más en la definición de los entornos de trabajo de forma que satisfagan las necesidades de los trabajadores, aumentando la flexibilidad y mejorando la conciliación. Ya no es suficiente el usar las oficinas de un modo diferente, es necesario que lo sean”, señala The Move.

Como conclusión, el Impacto de lo Híbrido sirve como reflexión para que las organizaciones entiendan que el mercado laboral seguirá evolucionando.

Por ello, las empresas deben realizar una escucha activa de lo que quieren sus profesionales y entender que las necesidades y prioridades (especialmente los de la generación Z) han cambiado.

El trabajo híbrido se convierte por tanto en una medida estrella para la atracción y retención del talento, además de ser una magnífica oportunidad y una ventaja competitiva para construir espacios de alto rendimiento mejorando la atención, la productividad y reduciendo la fatiga.

Los espacios de trabajo, como el talento, deben de ser diversos y las oficinas líquidas y extendidas y el modelo de trabajo híbrido han llegado para quedarse en las organizaciones y los profesionales sean más productivos y haya un mayor compromiso y bienestar y un mayor nivel de creatividad e innovación.