fbpx

Los transportistas españoles empiezan hoy una huelga indefinida

Las ciudades españolas afrontan un riesgo real de desabastecimiento de alimentos y suministros esenciales como consecuencia del paro total del sector.

Los transportistas españoles comenzaron anoche un paro indefinido para reclamar al Gobierno que ponga en marcha un paquete de medidas urgentes que traten de amortiguar el alza de los combustibles que ha hecho incrementar sus costes de operación hasta colocarlos casi al borde de la bancarrota. No les es rentable ya mover las mercancías con los camiones debido a esos costes que tienen que afrontar.

Los sindicatos, por su parte, como CC.OO. reclaman también al Gobierno de Pedro Sánchez medidas debido al crecimiento de los precios. La inflación vuelve a acelerarse en febrero y alcanza el 7,6% interanual, su nivel más alto desde diciembre de 1986.

La presión alcista de la energía, impulsada inicialmente por la recuperación económica y un deficiente sistema de fijación de precios (mercado marginalista), a lo que se suman los efectos de la guerra en Ucrania, se está extendiendo a los bienes y servicios fundamentales, perjudicando en mayor medida a los hogares con menores ingresos por el mayor peso que tienen en su cesta de la compra.

Se incrementa también la parte estructural de los precios y la inflación subyacente alcanza ya el 3,0% interanual, por encima del 2,26% de subida salarial pactada en convenio para 2022.

Carlos Gutiérrez de CC.OO. advierte que esta situación, agravada por la guerra de Ucrania, «puede comprometer la recuperación económica y del empleo si no se toman medidas contundentes para frenar este incremento de los precios».

Por ello, exige al Gobierno «acordar un gran pacto de rentas, limitando los precios de la energía, modificando los mecanismos de conformación de los precios de la electricidad, o aprobando el mecanismo RED de protección para trabajadoras y trabajadores de los sectores afectados por esa elevación de los precios, pero también aplicando otras medidas que amortigüen la subida de precios en sectores básicos», asegura.

Mientras, ha añadido Carlos Gutiérrez, “CC.OO, UGT y la patronal estamos negociando en el marco del AENC un pacto salarial que permita frenar la erosión del poder adquisitivo de los salarios, de nuestros salarios, por la elevación de estos precios”.