fbpx

Los autónomos piden al Gobierno que el cese de actividad se extienda a septiembre

Una de las medidas clave que se tomó para paliar los efectos negativos de la pandemia en los profesionales autónomos fue el cese extraordinario de actividad.

Una de las medidas clave que se tomó para paliar los efectos negativos de la pandemia en los profesionales autónomos fue el cese extraordinario de actividad. Poder acceder a esta prestación ha sido clave para que muchos trabajadores por cuenta propia no hayan cerrado e este último año.

Sin embargo, el cese de actividad extraordinario ha tenido varias prórrogas según iba avanzando la pandemia. El próximo 31 de mayo está establecido que, junto a los ERTEs, se termine este cese de actividad extraordinario.

Según exponen desde las asociaciones de autónomos, esta es única medida para que más de medio millón de autónomos puedan continuar con sus negocios. De hecho, advierten que, de no prorrogar el cese, más de 200.000 autónomos van a desaparecer, con lo que ello conlleva.

Recuperación económica

Desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) se apunta que la recuperación de la actividad económica de nuestro país está directamente relacionada con los plazos de vacunación. Pero también hay que poner el foco en los negocios. Si éstos cierran, son más personas las que dependen de las arcas del estado, se genera menos riqueza y se aportan menos impuestos. Además, se consumirá menos, ya que los ciudadanos que antes de la pandemia realizaban sus compras de bienes o servicios a estos autónomos, a no podrán y los propios autónomos gastarán menos al no tener un negocio en activo. Es una pescadilla que se muerde la cola.

Por esta razón es muy importantes que se continúe implementado medidas de protección para estos colectivos, que han sido los más castigados por la pandemia. UPTA ha pedido, de forma oficial, al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que s epoda negociar con ellos esta prórroga de la prestación de cese de actividad.

«No quisiéramos que se repitiesen los angustiosos plazos de negociación de los anteriores procesos. Los autónomos y la economía en general necesitan realidades no incertidumbre. El cese de actividad debe seguir siendo el paraguas protector y necesitamos alcanzar la normalidad económica con plenas garantías», tal y como ha señalado, su presidente, Eduardo Abad.