fbpx

Lanzada la segunda edición del libro `La muerte de la muerte´de José Luis Cordeiro

El autor afirma que "en los próximos 10 años vamos a tener vacunas para el cáncer, para el Sida y para la malaria".

Si hay alguien que públicamente ha desafiado a la muerte en nuestro país ese ha sido Jose Luis Cordeiro. Son numerosas las intervenciones de este venezolano en las cadenas de televisión españolas con afirmaciones tan contundentes como esta: «En los próximos 10 años vamos a tener vacunas para el cáncer, para el Sida y para la malaria».

Cordeiro ha desarrollado su actividad profesional en diferentes ámbitos, incluidos el desarrollo económico, las relaciones internacionales, Hispanoamérica, la Unión Europea, políticas monetarias, estudios constitucionales comparados, tendencias energéticas, criónica y longevidad.

Cordeiro no es ningún indocumentado. Todo lo contrario. Es una eminencia. Obtuvo una licenciatura y un máster en ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de Cambridge (EE.UU). Posteriormente, cursó estudios de economía internacional y política comparada en la Universidad de Georgetown de Washington (EE.UU.) y obtuvo un máster de economía (MBA) en la Institut Européen d’Administration des Affaires (INSEAD) de Fontainebleau (Francia) con una especialidad en Finanzas y Globalización. Comenzó su tesis doctoral en la MIT, la continuó en Tokio, Japón, y finalmente se doctoró en la Universidad Simón Bolívar (USB) de Caracas.

Recientemente, junto con otro investigador, David Wood, se ha publicado la segunda edición de su último libro «La muerte de la muerte» (Ed. Deusto), donde afirma que la muerte será opcional antes de 2045 y que el envejecimiento será una enfermedad curable en torno a esa fecha también. También están ya disponibles las nuevas ediciones internacionales en portugués, francés, ruso, y pronto chino, turco y alemán, entre otras.

Algunas afirmaciones curiosas

Ahora que está ya puesto en antecedentes, no se sorprenda al leer algunas de las consideraciones de las autores del libro. Por ejemplo, afirman que «gracias a los avances tecnológicos, a mediados de este siglo seremos capaces de parar el proceso de envejecimiento y extender indefinidamente la esperanza de vida. Algunos científicos como el biogerontólogo Aubrey de Grey están ya empezando a hablar por primera vez en la historia de que el envejecimiento es una enfermedad curable».

O que «la media de la esperanza de vida ha aumentado radicalmente en las últimas décadas gracias a la medicina regenerativa, los tratamientos con células madre, las terapias genéticas, la impresión 3D de órganos, la bioingeniería, la nanotecnología molecular, las drogas antiedad o las hormonas de crecimiento, entre otros progresos. Compañías como Google ya se han dado cuenta de que curar el envejecimiento es posible y por eso están creando empresas como Calico o Human Longevity que investigan sobre ello, pero también empresas sin ánimo de lucro como la Fundación Methuselah».

«La prueba de que todo esto es posible es que ya existe en la naturaleza», aseguran. «Algunas células ya son inmortales y las células madre poseen la cualidad de reproducirse indefinidamente, al igual que las células cancerígenas. Y lo mismo ocurre con organismos como las Hydras o algunas especies de medusas, que si no se las mata, no morirían nunca. Los autores sostienen en este libro que en un par de décadas, hacia 2045, llegaremos a la “muerte de la muerte”, donde ésta será opcional. Moriremos a causa de accidentes, pero nunca por muerte natural».

¿Sorprendido? Siga leyendo entonces.

Algunos extractos de la obra

«El título La muerte de la muerte puede parecer a algunos una idea ridícula por imposible. El subtítulo La posibilidad científica de la inmortalidad física y su defensa moral trata de persuadir de que esta idea es fácticamente posible y de que es, además, éticamente correcta. Nosotros esperamos ver la muerte de la muerte en 2045, a más tardar».

«Sabemos que el libro generará discusión, esperamos que mucha discusión, tanto a favor como en contra. Por un lado, las críticas son siempre bienvenidas y sirven para seguir avanzando, pues nadie está en posesión de la verdad absoluta. Tratándose de temas especialmente revolucionarios, la polémica está servida y conviene no dejarse llevar por las pasiones. Por otro lado, las críticas suelen decir más del propio crítico que del cri- ticado. Ésta no debe ser una pelea entre el oscurantismo y el tradicionalismo frente a los utopistas, una discusión de adversarios para ver quién grita más alto».

«Los autores no somos ni médicos ni biólogos. Más bien somos tecnólogos, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (José Luis Cordeiro) y de la Universidad de Cambridge (David Wood), pero llevamos años estudiando el tema del envejecimiento y siguiendo los principales avances científicos en esta área. Además, conocemos personalmente y hemos discutido ampliamente con muchos de los líderes mundiales en estas líneas de investigación, quienes sí están trabajando directamente para conseguir controlar y revertir el envejecimiento».

«Para ayudar a acelerar las investigaciones sobre antienvejecimiento y rejuvenecimiento, los autores donamos la totalidad de los royalties del libro a la Fundación para la Investigación SENS (SENS Research Foundation) en California, y a Apadrina la Ciencia en España».