fbpx

La rotura de un oleducto causa un nuevo desastre medioambiental en California

Nuevo desastre medioambiental silenciado por los medios en Europa.

El pasado 2 de octubre un oleoducto arrojó unos unas 600 toneladas de crudo al Océano Pacífico, en plena costa californiana, causando un grave daño medioambiental frente a la costa de Huntington Beach. Los expertos aseguran que el vertido tendrá un gran impacto en la vida silvestre costera del sur de California durante los próximos años.

Para el director ejecutivo de Huntington Beach Wetlands Conservancy, John Villa, el vertido «está siendo devastador», aseguró a Vox.com. Villa dice que el derrame afectó severamente las marismas que albergan varias especies de aves en peligro de extinción.

Hasta el pasado 4 de octubre, Oiled Wildlife Care Network, una organización de rescate establecida a raíz de un derrame de 1990 que también ocurrió en Huntington Beach, había recuperado ocho de estas aves implicadas en el desastre, una de las cuales el grupo sacrificó debido a lesiones no relacionadas con el derrame.

Si bien las aves y otros animales cubiertos de aceite tienden a llamar la atención durante cualquier derrame, algunos de los impactos más alarmantes son mucho más sutiles y ocurren a largo plazo, dicen los expertos. Las manchas de aceite matan algas marinas llamadas fitoplancton, por ejemplo, que pueden interrumpir cadenas alimenticias enteras.

Este es el aspecto de la costa antes de la rotura:

El derrame es un recordatorio de que nuestra dependencia de los combustibles fósiles puede causar daños incluso más allá de los impactos del cambio climático, que ha reforzado las devastadoras sequías y temporadas de incendios en California. La infraestructura petrolera puede funcionar mal, y lo hace.

Esta imagen muestra las barreras anticontaminación que han colocado las autoridades estadounidenses para tratar de contener el vertido de crudo en el Océano Pacífico.

El cambio climático también podría poner a los oleoductos y plataformas marinas en el camino de tormentas cada vez más poderosas, que han provocado importantes fugas de petróleo en el pasado . Muchos expertos dicen que la única forma de prevenir fugas y salvaguardar los ecosistemas costeros del país es dejar de usar combustibles fósiles por completo.