fbpx

La reforma laboral podría reducir el empleo

Una de las cuestiones de la reforma laboral sobre la que más alertan los expertos tiene que ver con la simplificación de contratos.

La reforma laboral podría influir negativamente en la creación de empleo. Así lo advierten expertos de Abencys que cuestionan los objetivos que se plantea la reforma laboral y alertan de que se trata de una norma que es “insuficiente, incompleta y superficial”.

Una de las cuestiones de la reforma laboral sobre la que más alertan los expertos tiene que ver con la simplificación de contratos. Según dicen, esto “fomenta la aparición de los vacíos legales, que generan inseguridad, tanto para empresarios como para trabajadores. Esto, sumado al incremento de los costes asociados a los contratos indefinidos, puede fomentar un incremento en la contratación ilegal”.

Cabe recordar que uno de los objetivos principales del texto legal era el de hacer frente al “abuso” de los contratos temporales  y luchar contra la precariedad laboral. En ese sentido, la reforma laboral establece aspectos como la contratación indefinida como regla general casi absoluta, con la excepción de permitir la contratación temporal en caso de contratos por sustitución o cuando la temporalidad se deba a circunstancias de la producción.

De esta forma, explican los abogados de Abencys, lo que se quiere es reducir la precariedad laboral, obtener una mayor estabilidad laboral, y de este modo reducir el desempleo y fomentar su creación.

La abogada de Abencys piensa que aunque la reforma laboral obedece a unos objetivos que son “razonables”, su aprobación puede ser “contraproducente” en el ámbito laboral. A su juicio,  “la falta de flexibilidad en cuanto a las modalidades contractuales puede desincentivar al empresario a la hora de contratar, lo que afectará negativamente al objetivo de la creación de empleo. Toda relación contractual duradera, cualquiera que sea su naturaleza, requiere poder adaptarse a las circunstancias y necesidades de todas las partes contratantes”.

No obstante, la experta señala que la reforma aún no se ha aplicado y que habrá que esperar a ver sus efectos, aunque sí dice que se puede pronosticar que no servirá a los objetivos de estabilizar el mercado laboral y de creación de empleo. “Trae consigo una inseguridad jurídica que puede hacer peligrar la creación de empleo y la calidad de los contratos”, añade.