fbpx

La política exterior del Gobierno con Argelia afecta seriamente a la economía española

Las empresas españolas llevan desde el pasado día 8 sin recibir dinero de los pagos pendientes.

Argelia procederá a desbloquear las transacciones bancarias vinculadas a operaciones de comercio con origen y destino en España «entre este miércoles o jueves», aseguran fuentes empresariales. Sin embargo, la pésima actuación del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, a las órdenes de Pedro Sánchez, ha indignado al Gobierno argelino, quien acusa a Sánchez de haber mentido en las negociaciones. Es más, el primer ministro de Argelia ha realizado un llamamiento a los españoles para que derroquen a Sánchez del poder y devuelvan la dignidad al país. No le falta razón.

La gestión de Sánchez es pésima y lo es no sólo desde el punto de vista ideológico, con la radicaclización de posiciones y la aplicaicón del socialcomunismo en su programa de Gobierno, lo es también -y no podía ser menos- por las terribles consecuencias que conlleva la aplicación de estos viejos principios, que están arruinando nuestro país, comenzando por los autónomos y pequeños empresarios, y siguiendo después por las grandes empresas y fortunas, a quienes se les grava de manera excesiva con impuestos, provocando su salida del país. Lo que conlleva el cierre de muchas empresas y que miles de trabajadores se vayan a la calle. Por no mencionar la pésima gestión del coronavirus y los chanchullos del Gobierno de Sánchez con empresas amigas durante esos terribles momentos para los españoles.

Europa le ha puesto ya en su sitio, y dentro de poco, le toca el turno a los andaluces. Esperemos que le den una «patada en el culo», como decía la candidata de VOX a la presidencia de la Junta de Andalucía, Macarena de Salobreña.