fbpx

La Policía Municipal de Madrid ha intervenido en más de 5.250 fiestas privadas desde el pasado mes de octubre

El sector del ocio nocturno en el disparadero.

Cada día nos despertamos con nuevas informaciones que nos hacen preguntarnos si relamente es efectivo el Estado de Alarma, decretado de manera unilateral por el Gobierno socialcomunista en su día y cuya validación contó con el respaldo del Congreso de los Diputados. Dicha prórroga de hasta seis meses, totalmente anticonstitucional, no ha servido para poner freno al virus pero sí para evitar que el Ejecutivo rinda cuentas ante el poder Legislativo.

En estos últimos meses, oímos cada vez más de la celebración de fiestas y botellones que ponen en serio peligro la salud pública y que las autoridades son incapaces de frenar. Por esa razón, nos hemos puesto en contacton con el Ayuntamiento de Madrid para que nos expliquen qué está pasando en la capital de Epaña, lugar donde se celebran muchas de estos encuentros.

Así, fuentes del Ayuntamiento de Madrid nos aseguran que «la proliferación de fiestas ilegales en la ciudad también le preocupa a la Policía Municipal de Madrid. Por ello, desde verano, puso en marcha un operativo especial para actuar ante estas fiestas que se celebran tanto en domicilios como en locales de ocio y, también, para evitar el consumo de alcohol en vía pública», nos aseguran.

«Para llevar a cabo estas funciones, en los últimos meses se ha doblado el número de agentes municipales dedicados a estas tareas, especialmente durante los fines de semana», añaden.

«Fruto de esta labor, en los fines de semana del actual estado de alarma, que arrancó el pasado 25 de octubre, la Policía Municipal de Madrid ha intervenido en más de 5.250 fiestas privadas celebradas en domicilios (la inmensa mayoría de éstas) y locales de ocio. En cuanto a los botellones, ha formulado más de 6.900 denuncias durante el actual estado de alarma», explican.

«Sobre los mecanismos legales para actuar ante estas fiestas, la Policía Municipal actúa con todas las herramientas que tiene en su mano, como es lógico: en lo relativo a los incumplimientos de la normativa Covid (fijadas por las autoridades sanitarias, tanto nacionales como regionales), se denuncia por incumplir la Ley de Salud Pública y la Ley de Seguridad Ciudadana, pero en el caso de las fiestas en domicilios también los incumplimientos de la ordenanza municipal contra el ruido», aclaran. 

«En el caso de los locales de ocio, también por la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (LEPAR), que permite multas cuantiosas e incluso cerrar los locales si son reincidentes en sus faltas, etc», añaden estas mismas fuentes. 

«En todo caso, como decíamos antes, la mayor parte de las fiestas ilegales en las que interviene la Policía Municipal se llevan a cabo en viviendas».

Espermos que estas actuaciones no queden en nada y los infractores sean sancionados y los culpables llevados -cuanto antes- ante la justicia.