fbpx

La detección de gases peligrosos, clave para la seguridad en el trabajo

La seguridad es clave en instalaciones críticas. Conoce a esta empresa valenciana que aporta soluciones superinnovadoras en el sector.

Tal vez si trabajas en una oficina o teletrabajas en casa nunca te hayas preguntado sobre la importancia de la detección de gases peligrosos. Es una realidad lejana para muchos de nosotros, pero no para los trabajadores de la construcción, la minería, la industria alimentaria, farmacéutica, las plantas de gas, los astilleros, las acerías, refinerías, etc. Es aquí donde interviene Ingefugas, una empresa española radicada en Valencia que ofrece la máxima seguridad al personal de este tipo de instalaciones.

Sin ir más lejos, hace una semana murieron 16 mineros por una fuga de gas en el suroeste de China, un accidente que podría haberse evitado con este tipo de tecnología, ya que Interfugas es distribuidor además de los nuevos detectores de la empresa japonesa Riken Keiki Co, Ltd.

Estos dispositivos disponen de la última tecnología y son capaces de detectar hasta cinco gases peligrosos diferentes, además son los más ligeros y cómodos del mercado, ya que están pensados para que los lleve encima en todo momento el trabajador.

Ingefugas ofrece así un nivel de protección muy alto para los operarios de estas instalaciones, que en caso de fuga, son advertidos inmediantamente de la presencia del gas.

En estos casos, la empresa dispone de personal cualificado capaz de detectar y reparar con total seguridad la fuga, allí donde se haya producido, ofertando también un contrato de mantenimiento de instalaciones con el fin de prevenirlas.

Hasta la fecha son varias las compañías que operan en España y que trabajan con Ingefugas, entre ellas destaca Cepsa, Repsol, Galp, Aena, BP y hasta las Naciones Unidas.

Pero la seguridad no es el único valor competitivo diferencial que ofrece Ingefugas. Además, sus servicios y dispositivos ayudan a estas empresas a cumplir con sus políticas de Resposabilidad Social Empresarial, ya que ayudan a reducir el consumo energético y los costes directamente relacionados, así como a reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera, ayudando de esta forma a España a cumplir con los acuerdos de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.