fbpx

La demanda de competencias técnicas de gestión comienza a ganar protagonismo tras dos años de prevalencia de lo «soft»

las compañías implementan estrategias de formación que permitan a managers y profesionales desarrollar ‘habilidades duras’ para ganar en competitividad

La demanda de competencias técnicas de gestión comienza a ganar protagonismo en las compañías tras dos años de prevalencia de las habilidades blandas. Las empresas ya están implementando estrategias de formación que permitan a  sus managers y profesionales desarrollar las llamadas ‘habilidades duras’ para mejorar su competitividad empresarial.
 
Así lo confirma Euroforum, principal integrador de soluciones de formación y eventos corporativos,  en relación al debate sobre el tipo de habilidades y competencias que las empresas están requiriendo a sus profesionales en 2022 con el objetivo de acelerar su recuperación empresarial.
 
La firma experta en formación y desarrollo directivo que se encuentra en contacto directo con más de 40.000 profesionales y especialistas en formación  y recursos humanos, explica que para ello ya son muchas las grandes compañías que han arrancado el año reactivando sus universidades corporativas. Otras están actualizando la formación de sus managers para no perder el ritmo de sus estructurados planes de carrera, y, otras tantas, lo están planificando para el próximo trimestre.
 
Regresa lo ‘hard’ pero sin olvidar lo ‘soft’
 
Según Euroforum, si 2021 se caracterizó por la implementación de programas centrados en cuidar la salud emocional del capital humano y desarrollar la capacidad de resiliencia de los empleados, este año los planes de formación y programas directivos girarán en torno a mejorar las ‘habilidades duras’ de sus profesionales para enfrentarse a los desafíos acelerados por la pandemia.
 
Los departamentos de RR. HH y las áreas de formación corporativa otorgarán sin duda una mayor importancia a la actualización de las hard skills, es decir aquellas competencias que se adquieren por medio de la formación y experiencia profesional, aunque sin dejar de lado las habilidades blandas, que por su puesto siguen siendo demandadas y son tan necesarias para la salud y productividad de los equipos.
 
Entre la formación más demandada para potenciar las habilidades duras destacan, entre otras, aquellas relacionadas con Project Management o gestión de proyectos así como el uso de metodologías predicitivas (PMP) y no predicitivas (Agile, Adkar…) dentro de este campo;  procesamiento de información compleja, habilidades digitales, análisis de datos, Business Intelligence… Todo ello con el fin último de incrementar el valor de cada empleado en su puesto y mejorar el performance de su área o departamento.
 
La comunicación efectiva, la empatía, la resiliencia, la resolución de conflictos y la creatividad, entre otras, continuarán siendo algunas de las soft skills más demandadas para complementar las ‘habilidades duras’ de managers y profesionales, sobre todo en el actual entorno “hiperdigital” en el que nos encontramos.