fbpx
La crisis de la cadena de suministro plantea riesgos para la recuperación global de la industria de la moda en 2022

La crisis de la cadena de suministro plantea riesgos para la recuperación global de la industria de la moda en 2022

La sostenibilidad sigue ocupando un lugar destacado en la agenda de la moda.

Después de los devastadores efectos de la pandemia y mientras las empresas afrontan todavía sus desafíos, el año 2022 será crucial para la industria de la moda, marcado por la recuperación y crecimiento. De acuerdo con el Índice Global de la Moda de McKinsey (MGFI), en 2020 la industria registró un beneficio económico negativo por primera vez en al menos una década.

Un 69% de las compañías de moda se enfrentaron a una pérdida de valor sin precedentes en el año 2021, un hecho que acarreó beneficio económico negativo y una reducción del rendimiento económico general de la industria. Sin embargo, el MGFI señala un posible retorno al beneficio positivo en 2022, teniendo en cuenta el desempeño registrado en la primera mitad de 2021 cuyos datos apuntan a una evolución del sector en forma de V.

No obstante, las perspectivas generales son optimistas, ya que se prevé que las ventas globales de moda superarán los niveles de 2019 en un 3-8% en 2022, una tasa de recuperación más rápida de lo previsto incluso hace seis meses.

Asimismo, los escenarios de moda de McKinsey muestran que la velocidad de recuperación de la industria variará según la geografía, con un crecimiento encabezado por China y EE.UU., y con Europa a la cola de ambas regiones.

En China, todos los segmentos de la industria de la moda se encuentran de nuevo en los niveles prepandemia, con el sector de lujo, en particular, apuntando a una previsión de crecimiento un 70-90% por encima del nivel de ventas de 2019 para finales de 2021.

Este cambio en la distribución geográfica del beneficio económico hacia el Este se remarca con la presencia de tres compañías chinas en el ranking que elabora McKinsey de las 20 compañías con mayor capitalización de mercado en la industria (Top 20 Super Winners).

Por su parte, en Estados Unidos el pulso del consumo sigue una trayectoria positiva, con un 43% de los consumidores estadounidenses afirmando la intención de aumentar el gasto en moda en 2021, según la encuesta Covid-19 de McKinsey & Company (US consumer sentiment).

Con respecto a Europa, a pesar de un retorno más lento a los niveles de ventas pre-Covid, el 67% de los ejecutivos de este mercado espera mejores condiciones comerciales en 2022 que el año anterior.

A medida que los entornos digitales se sofistican, ofreciendo mundos virtuales cada vez más multidimensionales a miles de millones de personas, internet se ha convertido en un canal principal para las marcas de moda que buscan conectar con los consumidores más jóvenes.

El «metaverso» ofrece oportunidades para el crecimiento de la audiencia y generación de ingresos para las marcas de moda con la posibilidad de monetizar sus productos digitales como los NFTs (tokens no fungibles) y armarios virtuales. Con la industria global de juegos preparada para un rápido crecimiento, y con un valor estimado de 219 miles de millones de dólares para 2024 según Newzoo, el metaverso muestra ser un área de crecimiento potencial para las empresas de moda.

Según Newzoo, el metaverso muestra ser un área de crecimiento potencial para las empresas de moda

Adicionalmente, las compras sociales (social shopping) están experimentando un aumento en el compromiso de las marcas; un 37% de los ejecutivos de la industria de la moda citaron al comercio social como uno de los tres temas principales que impactarán en sus negocios en 2022.

La sostenibilidad, y particularmente el tema de la circularidad y el reciclaje de ciclo cerrado (closed-loop recycling) dentro del sistema global de moda, es otra área clave en la que las empresas centrarán su atención en 2022

En la actualidad, menos del 10% del mercado textil mundial está compuesto por materiales reciclados. Se requerirá una inversión en toda la industria para escalar tecnologías y procesos de reciclaje de ciclo cerrado que puedan permitir a las empresas reducir su impacto en el medio ambiente.

El 68% de los ejecutivos de la industria de la moda citan la madurez de las soluciones tecnológicas como el factor más relevante para escalar las soluciones de reciclado de ciclo cerrado. Si bien el 60% de los ejecutivos de la industria de la moda encuestados afirmaron haber invertido o planeado invertir en reciclaje de ciclo cerrado el próximo año, aún queda mucho por hacer para que esto esté disponible a escala masiva.

La postura de las marcas sobre la sostenibilidad es también un tema clave para la atracción y retención de talento. En este sentido, los empleados muestran el deseo de que sus empresas ofrezcan un propósito y reflejen los valores. De hecho, casi la mitad (45%) de los empleados afirma que el propósito es uno de los factores más importantes a la hora de considerar a un potencial empleador.

Si bien se espera que 2022 sea un año de crecimiento, muchos de los potenciales beneficios se verán contrarrestados por los desafíos relacionados con la pandemia y la economía global. Los problemas entorno a la cadena de suministro son la principal causa de preocupación para la industria, con el 87% de los ejecutivos de la industria de la moda esperando que las disrupciones en la cadena de suministro tengan un impacto negativo sobre los márgenes el próximo año.

Una combinación de escasez de materiales, cuellos de botella en el transporte y mayores costes logísticos tendrán impacto en la cadena de valor, tensando aún más el desequilibrio entre la oferta y demanda. Como resultado, las empresas se verán forzadas a aumentar los precios para los consumidores.

De hecho, el 67% de los ejecutivos de la industria de la moda espera aumentar los precios al por menor en 2022, con un aumento medio del 3%, mientras que el 15% de los ejecutivos incluso espera aumentar los precios en un 10% o más. Este incremento de los precios puede suponer un problema a largo plazo para la industria.