fbpx

La contratación cambia de rumbo

Desde Adecco Group Institute advierten que ya se atisban los primeros síntomas de estabilización en los contratos fijos-discontinuos.

“La contratación cambia de rumbo”. Así de contundente se ha mostrado el director del Adecco Group Institute, Javier Blasco, tras conocer los últimos datos del paro. Según él, la contratación se ajusta ahora “más a la realidad de las empresas que a las mayores rigideces impuestas por la reforma laboral”.

Los contratos temporales han crecido cuatro veces más que los indefinidos, algo similar a lo ocurrido por el contrato por circunstancias de la producción y el de sustitución, que crecen un 26%.

Desde Adecco Group Institute advierten que ya se atisban los primeros síntomas de estabilización en los contratos fijos-discontinuos. Mientras que el año pasado este tipo de contratos suponían el 1,3% de todos los contratos firmados, ahora suponen el  16,1%.

“Eso disparó la firma de contratos indefinidos, que crecieron 368% interanual. En cambio, los temporales descendieron 34,5%”, subraya el director del Adecco Group Institute.

En este sentido esperan que en el mes de junio sí haya un  incremento intermensual de la afiliación, aunque más moderado que en mayo. Consideran que la subida interanual podría ser superior al 4,4%, con 20,35 millones de ocupados y que el paro podría descender 21% interanual, con un total de 2,85 millones de parados.

Los últimos datos del Ministerio de Trabajo ponen de manifiesto que por primera vez desde noviembre de 2008 hay menos de tres millones de desempleados.

En concreto, el número de parados registrados en mayo es de 2.922.991 personas, 858.300 menos que un año antes. Dicho mes se redujo el número de parados un 22,7% interanual. Desde Adecco Group subrayan que con estos datos “ya se encadenan seis meses seguidos con descensos superiores al 20%, algo que no había ocurrido nunca antes”.

Así, por sectores de actividad, los Servicios volvieron a aportar 9 de cada 10 empleos creados en los últimos 12 meses, lo que supone un crecimiento superior al 6,2% interanual. En este ámbito, el empleo asalariado creció por encima del 5,8% interanual, lo que significa un crecimiento de cinco veces más que el no asalariado, que solo creció al 1,1%.