fbpx

La CNMV alerta de la aparición de chiringuitos financieros durante la crisis sanitaria

Desde inicios de este año la CNMV, ha detectado 180 empresas que prestan servicios de inversión de forma ilegal en España.

Desde inicios de este año la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha advertido de más de 180 empresas que prestan servicios de inversión de forma ilegal en España, de las cuales cerca de la mitad han sido detectadas desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo.

La OCU también se ha hecho eco de estas advertencias y ha publicado en su página web una serie de pistas que pueden ser de utilidad para que un consumidor pueda sospechar que detrás de una jugosa oferta puede estar un “chiringuito” financiero:

• Ofertas de inversiones con rendimientos exorbitantes y muy alejados de la media del mercado.
• Intermediarios que operan en paraísos fiscales (Panamá, Islas Vírgenes…), y que se esconden detrás de un código postal, sin identificar claramente cuál es su domicilio.
• Páginas web que simulan la operativa de los mercados con un diseño atractivo en los que aparentemente los clientes pueden abrir una cuenta y operar de manera virtual, aunque en realidad no se realiza ningún tipo de inversión.

Además, la CNMV está lanzando advertencias continuamente y la Policía Nacional desmantela muchas de ellas, pero surgen otras nuevas. De ahí la importancia de estar alerta, pues son muchas las formas que adoptan los “chiringuitos financieros” para embaucar a los nuevos inversores.

La CNMV explica que los llamados “chiringuitos financieros” son sociedades que prestan servicios de inversión sin autorización ni control alguno, por lo que los inversores no deben dejarse llevar por la apariencia de cumplimiento de requisitos formales, es decir, que estén registradas como sociedades en el Registro Mercantil no cambia nada.

«El problema es que nadie vigila sus actividades o solvencia, ni tampoco cuentan con respaldo institucional alguno en caso de quiebra o fraude, por lo que OCU aconseja tajantemente no operar con ellos por el elevado riesgo de engaño y la absoluta falta de garantías», afirman desde la organización.