fbpx

La bolsa española en lo que llevamos de año

Nuria Ortiz es economista, CEVE, CESGA y consultora en WOKI Consulting.

Creo que todos somos conscientes de que nos encontramos en un escenario de recuperación incierta debido a las nuevas variantes de la pandemia y las dudas sobre la eficacia de las vacunas para permitir que continúe la recuperación de la actividad en Europa hacia niveles prepandemia.

Mientras la bolsa americana sigue cerca de sus máximos, e incluso se anticipa un cambio en la política monetaria de EE.UU., el Eurostoxx 50 supera el 14% y el Ibex 35 crece por encima del 9%.

Algunos factores económicos son claves para que el Ibex esté rezagado respecto al índice europeo, como la fuerte dependencia de la economía española del turismo y la construcción, dos sectores especialmente castigados por las restricciones a la movilidad en el primer caso y por el aumento de la tasa de paro en el segundo.

Pero la composición del Ibex, con un fuerte peso de los bancos también juega de forma desfavorable. El negocio bancario tradicional lleva ya años soportando un bajo nivel de tipos de interés que erosiona su margen de interés y con ello su históricamente principal fuente de ingresos. Ahora la banca busca aumentar ingresos vía comisiones o generar beneficios reduciendo personal y gastos en oficinas. Las perspectivas de subidas de tipos en Europa se han retrasado aún más tras la decisión del Banco Central Europeo de elevar su objetivo de inflación al dos por ciento, dejando cierto margen para sobrepasarlo. Recordemos que anteriormente el objetivo era mantener la inflación por debajo del dos por ciento en el largo plazo. Este matiz permitirá alargar en el tiempo los cambios en la política monetaria convencional, lo que no quiere decir que no se puedan ir tomando otras medidas cuando se anticipe la recuperación, como reducir las compras de deuda.

Entre los peores valores del Ibex este año se encuentran Solaria Energía y Medio Ambiente o Siemens Gamesa debido a las dudas sobre las altas valoraciones en el sector de renovables. Solaria en los últimos días parece querer recuperar parte del terreno perdido.

Iberdrola y Red Eléctrica dos valores caracterizados como defensivos y que habitualmente entran en las carteras por la recurrencia de dividendos, también se encuentran en negativo en el año. Por un lado, se produce un cambio de preferencias de los inversores hacia valores de crecimiento, anticipando con ello la recuperación. A lo que se une la modificación del Gobierno en la retribución a generación nuclear e hidroeléctrica que perjudica especialmente a Endesa e Iberdrola.

Entre los valores en rojo este año también destaca Grifols en el sector farmacéutico muy perjudicado por el confinamiento y el cese de actividad en sus bancos de plasma. La previsión de crecimiento de su suministro de plasma este año se redujo hasta el 10%/20% desde el 30% anterior.

Y también se encuentra en negativo ACS, que sufre la etapa de paralización del sector de la construcción, y las dudas sobre el futuro por la persistentes alta tasa de paro. A lo que se une la ralentización de las concesiones en un escenario de incertidumbre a nivel mundial. Su beneficio en 2020 cayó un 40%.

En suma, una recuperación del Ibex 35 en lo que llevamos de año que podrá mantenerse hasta fin de año dependiendo de las noticias que nos lleguen de la evolución de la pandemia y la subida del precio del petróleo, mientras Japón impone el estado de emergencia en los Juegos Olímpicos.

Personalmente creo que tendremos que olvidarnos de una vuelta a la normalidad prepandemia. Nuestra economía depende de que aprendamos a convivir con el virus.