fbpx

Inlea Legal, el bufete legal-tech de abogados catalanes con ingenieros del Silicon Valley

La firma, compuesta por ingenieros y abogados, presta asesoramiento a startups que quieren internacionalizarse.

Inlea nació en 2005 para proporcionar especialistas en ventas para clientes en los sectores de tecnología y educación. Progresivamente, la empresa incorporó expertos en derecho, tecnología, marketing digital y desarrollo empresarial, convirtiéndose en una consultora 360º que opera en más de 50 países y que cuenta con oficinas en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Brasil, India, Rusia y España.

Ahora, con el objetivo de ser el punto de encuentro del derecho con la tecnología, el holding americano con base en Barcelona, Inlea, ha lanzado Inlea Legal, firma creada con el propósito de ayudar a las startups españolas a dar sus primeros pasos, crecer e internacionalizarse.

Bajo el nuevo concepto de Legal-Tech-Business, la firma tiene el objetivo de brindar servicios legales a empresas emergentes e innovadoras. Para ello, se constituye como un despacho de abogados que, a la hora de satisfacer las necesidades del ecosistema innovador lo hace con el apoyo y experiencia del resto de verticales de la multinacional: negocios, tecnología y recursos humanos.

El hecho de ser una empresa nacida en Silicon Valley que ahora desembarca en Cataluña es un factor diferencial. Su CEO, Carlos M. Lizán, señala que su origen es Silicon Valley, “esto nos da una ventaja a la hora de poder aplicar tecnologías muy innovadoras y de contactar y contratar talento que ayude a nuestros clientes. Sabemos bien lo que las multinacionales y los inversores buscan en España y en sus startups y cómo seducirles”, asegura.

El despacho está liderado por Flavio A. Soares, presidente y responsable del departamento TIC e Internacional y Josep R. Novell, socio y responsable del departamento Corporativo y Comercial.

Entre los servicios que ofrece a las startups se encuentran los siguientes:

  • Mentoring legal de cada modelo de negocio: analizan cada proyecto, identifica los principales riesgos jurídicos y le proporciona el marco y la estructura legal más adecuada para cada caso, ofreciendo como alternativa, cuando sea adecuado, la constitución de la sociedad en otras jurisdicciones más favorables para el modelo de negocio del cliente, sobretodo pensando en su posterior internacionalización.
  • Mentoring para conseguir financiación: asisten a emprendedores en las claves para ser invertibles en un mercado, el de las rondas de inversión en startups, cada vez más competitivo y exigente, acompañándoles durante todo el proceso de redacción de acuerdos de inversión, así como en la negociación y cierre de las operaciones.
  • Acuerdos y contratos: asesoran especializado en acuerdos internacionales, alianzas, licencias, acuerdos de distribución, desarrollo de software personalizado, acuerdos de servicios en la nube, licencias Shrink-wrap, etc.
  • Protección intelectual: cuentan con un equipo de abogados experimentados en el derecho de la propiedad intelectual e industrial y ofrece un asesoramiento para definir la estrategia de protección del producto, marca y empresa para el cliente. También ofrece servicios específicos como registro de patentes, marcas, diseño, bases de datos, etc.

Un despacho de abogados apoyado por ingenieros

En este nuevo concepto de despacho de abogados, también hay sitio para ingenieros, ya que: “normalmente un abogado no suele comprender los aspectos técnicos de una startup, mientras que un ingeniero comprende perfectamente la tecnología del cliente. En Inlea Legal reunimos un equipo multidisciplinar para que el cliente cuente tanto con la visión legal, como con la de negocio y la técnica en un solo partner”, resume Lizán.