fbpx

¡Inadmisible!

La invasión de miles de marroquíes y subsaharianos a través de la frontera de Ceuta ha obligado al inoperante Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez a movilizar al Ejército.

La invasión de miles de marroquíes y subsaharianos a través de la frontera de Ceuta ha obligado al inoperante Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez a movilizar al Ejército, para apoyar así a Policía Nacional y Guardia Civil en la protección de la frontera de España con Marruecos. Pero la actuación ha sido tibia y no se ha conseguido impedir que sean miles las personas que hayan cruzado la frotera y que ahora vagan por las calles de Ceuta generando inseguridad física de nuestros conciudadanos, además de ser un riesgo contra la salud pública pues estas personas no se encuentran vacunadas contra el Covid-19.

Sin embargo, la presencia de Pedro Sánchez en la ciudad autónoma de Ceuta y más tarde también en la de Melilla no contribuirá, en absoluto, a solucionar la situación. El asunto es de fondo, lejos del maquillaje y la política efectista a la que está acostumbrado Sánchez.

Parece ser que esta es la respuesta del régimen marroquí a la entrada y posterior estancia del líder del Frente Polisario en España para recibir atención médica. La gendarmería marroquí habría recibido instrucciones del monarca alauita Mohamed VI para no impedir la avalncha de inmigrantes hacia nuestro país.

Este ha sido el recibimiento dispensado por los ciudadaos ceutíes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tal y como muestra este vídeo publicado por el diario El Mundo:

La respuesta de España debe de ser de fuerza

Es necesario que España rompa relaciones con Marruecos y que el Ejército reciba órdenes de utilizar fuego real para repeler la agresión y garantizar la inviolabilidad de nuestras fronteras. Es un derecho inexcusable de España reocnocido por todos los acuerdos interenacionales. España actuaría así en defensa propia del territorio. En esta líea se ha manifestado ya el líder de VOX, Santiago Abascal, quien fue el primer líder político en reclamar al Gobierno de Pedro Sánchez el despligue de las tropas en la frontera.

“Esta invasión de menas es el resultado del consenso progre de políticos, periodistas y poderosos, que nos demonizan por denunciarla. El problema es que las consecuencias no las pagan los culpables sino todos los españoles, con la ruina y la inseguridad”, ha comentado Abascal.

“Pedro Sánchez ha rendido la frontera sur de España en Ceuta, Melilla y en nuestras costas peninsulares. No están llegando refugiados que huyen de una tiranía, están entrando soldados obedeciendo a su gobierno, el marroquí, que ha ordenado la invasión”, añadió posteriormente el líder de VOX quien además ha apuntando que “el Ejército debe ser desplegado inmediatamente, la seguridad y libertad de los habitantes de Ceuta garantizada, y los invasores expulsados”.

El efecto llamada socialista tiene sus consecuencias

El efecto llamada que el Gobienro viene realizando en los últimos años a la inmigración ilegal ha traido ahora como consecuencia esta invasión que es calificada ya por varios medios como la “nueva marcha verde”, con la que Marruecos pretende anexionarse las dos plazas españolas en el norte de África, como ya hiciera con el Sahara en los 70.

Las continuas cesiones del Gobierno en materia de política internacinonal, especialmente en lo que se refiere a Marruecos y a Gibraltar, ha envalentonado a nuestros socios históricos, que aprovechan ahora la debilidad del Gobierno español (en manos de decesionistas y filoterroristas) para cobrarse viejas deudas.

Marruecos, armado hasta los dientes

Además, Marruecos -y tal y como han venido también denunciando varios medios de comunicación, se encuentra actualmente armado hasta los dientes, con drones y aviones de última generación, que superan a los que en estos momentos dispone el Ejército español. Además, Marruecos es un aliado estratégico de EE.UU. en el Norte de África, y ha pasado a ser considerado como socio preferente, desde la Administración Trump, para cuestiones estratégicas, por delante de España.

En la imagen inferior, el Predator que maneja el Ejército marroquí.

Los desplantes de Zapatero a la bandera estadounidense en el desfile de las fuerzas armadas, las provocaciones de Sánchez al Gobierno de Trump, han provocado que ni Joe Biden quiera comunicarse con el presidente del Gobierno español, quien al parecer ha intentado hasta en cuatro ocasiones contactar con Biden sin que este haya querido descolgar el teléfono.

Junto a esto, las investigaciones del Departamento de Estado y el FBI estadounidense contra socios del Gobierno de Sánchez, entre ellos varios miembros de Podemos, con el narcotráfico internacional y la dictadura venezolana, han ido poco a poco minando el prestigio de España en la esfera internacional en los últimos años.

Ahora España se enfrenta a una situación muy complicada en África, con la mirada puesta en la soberanía nacional sobre las Islas Canarias, quienes están sufriendo también una presión migratoria muy fuerte. Y lo que es más grave, España se encuentra prácticamente aislada en el ámbito internacional por su apoyo público y notorio a dictaduras comunistas en todo el mundo, que ahora nos está pasando factura con nuestros socios europeos, quienes miran hacia otro lado, y con razón.

Lo que se hace verdaderamente urgente es que Sánchez convoque nuevamente elecciones, y el pueblo español pueda, una vez hayamos salido de la pandemia, elegir a un nuevo Gobierno capaz de liderar realmente al país.