fbpx

Se cumplen 19 años de los atentados del 11-S, cuando la `yihad´ golpeó a Occidente

Hoy se conmemoran 19 años de la tragedia que golpeó el corazón de los Estados Unidos.

Hoy se conmemoran los 19 años de la tragedia que golpeó el corazón de los Estados Unidos, cuando la «yihad» del islamismo radical atentó contra Occidente dando así el pistoletazo de inicio al siglo XXI. Un siglo de amenazas constantes a la seguridad, que la actual pandemia (iniciada en China) no ha hecho sino agravar. El mundo ha cambiando. La pregunta es, ¿para bien?

Miles de estaodunidenses se puesieron en marcha aquella mañana de 2001, como si de una mañana cualquiera se tratara. No fue así. A las 8:48 (hora de la Costa Este) el primer avión de American Airlines impacta contra la torre norte del World Trade Center en Nueva York. Minutos después a las 9:06, impacta el segundo avión en la torre sur. Las cámaras de televisión que estaban en la zona grabaron el impacto en directo. A las 9:30 la Casa Blanca y el Capitolio comienzan la evacuación. Fox News habla ya en sus informativos en directo de ataque a la nación («America under attack»).

Esta fotografía recogía ese momento:

A las 9:45 un avión de American Airlines, según el informe oficial de la investigación (que nadie se cree) afirma que un avión impactó contra el la sede del Ministerio de Defensa (el Pentágono) en Washington. A las 10:05 La torre sur del World Trade Center neoyorkino se venía abajo. A las 10:30 colapsa la segunda torre, que también se vino abajo.

La fotografía constata la inexistencia de ningún resto de ningún avión. Más bien se trató de una bomba, cuya autoría se desconoce. Estas afirmaciones lógicamente fueron desmetidas por el informe oficial de la comisión que investigó los atentados. De todas formas, no hace falta ser ningún experto y ver las imágenes para llegar a otra conclusión «extraoficial».

A las 10:48 un Boeing 757 de United Airlines que cubría el vuelo 93 de Newark (Nueva Jersey) a San Francisco cae a tierra en el condado de Somerset, en Pensilvania. Diversas fuentes no oficiales apuntaron que el avión fue derribado por cazas estadounidenses temiendo que fuera utilizado para impactar contra algún otro objetivo. Cayó en medio de un bosque.

Esta es una de las pocas imágenes que recogen los restos del vuelo de United. La prensa no tuvo acceso a la zona. Nuevamente no se aprecían restos de ningún avión. Lo que hizo que la opinión pública se preguntara si fue una especie de trabajo interno («inside job»), una maniobra orquestada por el propio Gobierno, junto con la CIA, con la idea de obtener el respaldo de la opinión pública a los ataques sobre Afganistán y más tarde a la invasión de Iraq, que finalmente se produjo. Osama Bin Laden y Sadam Hussein fueron así eliminados.

Este vídeo avanza en la teoría de la conspiración:

El plan era sencillo. Los terroristas, divididos en cuatro grupos de secuestradores, cada uno de ellos con un piloto que se encargaría de pilotar el avión una vez reducida la tripulación de la cabina.

En total, fallecieron 2.996 personas. Un desastre de proporciones bíblicas. El mundo quedó conmocionado. El presidente George W. Bush fue alertado del primer ataque mientras visitaba una escuela en Florida. Este vídeo recogía el momento:

Según él mismo declaró después: «“Mi primera reacción fue de ira: ‘¿Quién demonios le ha hecho esto a Estados Unidos?’, pero después sólo me centré en los niños y el contraste entre la noción del ataque y su inocencia me aclaró mi trabajo, proteger a los estadounidenses”.

Minutos después, el presidente fue trasladado de la escuela al aeropuerto donde cogió el El Air Force One. El avión del presidente despegó de Florida con destino desconocido en un ascenso vertical similiar al de un cohete de la Nasa, para evitar ser derribado por un misil tierra-aire. El presidente permanecería entonces incomunicado, junto con sus más director colaboradores, varias horas. La cabeza del Gobierno resultó incapacitada en ese periodo y no pudo trasladar ningún tipo de orden.

Estas fueron sus primeras declaraciones tras los atentados, ya al final de la jornada:

Lo que sucedió realmente sigue siendo un misterio. Las explicaciones de la comisión de investigación oficial no ofrecen respuestas a preguntas obvias. Lo que sabemos son las consecuencias de aquello, lo que vino después. Y del carácter que ha comenzado a tomar, tan sólo dos décadas después, el devenir de la geoestrategia internacional. Para EE.UU. comenzó el fin de su hegemonía planetaria. Lo demás, es historia.