fbpx

Habrá Ertes hasta el 30 de septiembre

Gobierno, sindicatos y patronal han acordado extender los Ertes hasta septiembre

Gobierno, sindicatos y patronal han acordado extender los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el próximo 30 de septiembre. El Estado gastará habrá gastado entonces -a través de la Seguridad Social- y desde el pasado mes de marzo, cerca de 11.000 millones de euros, lo que deja las cuentas públicas tembando.

Los Ertes no pagarán las cotizaciones sociales y llevarán aparejado el mantenimiento de la protección por desempleo, según se ha hecho público. Está previsto que hoy se reuna con caracter extraordinario el Consejo de Ministros extraordinario que aprobará la medida.

El pacto alcanzado recoge un modelo de Erte de transición, de forma que todas las empresas que sigan con ellos por fuerza mayor total pasarán a un expediente de transición que tendrá un esquema de exoneraciones decreciente: 70%, 60% y 35% en los meses de julio, agosto y septiembre, respectivamente, en empresas con menos de 50 trabajadores; y en empresas con más de 50 trabajadores, las exoneraciones serán del 50%, 40% y 25% en julio, agosto y septiembre.

Estos ERTE se tramitarán contando con el informe preceptivo de la Inspección de Trabajo y tras haber informado a los representantes legales de los trabajadores, tal y como regula el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores.

Mientras, las empresas que sigan con Erte de fuerza mayor parcial tendrán una exoneración favorable hacia los trabajadores que se reincorporen a su puesto frente a los que se mantienen sin activar.

En concreto, las que tienen menos de 50 trabajadores tendrán una exoneración del 60% de las cotizaciones sociales para los empleados que se reincorporen en los meses de julio, agosto y septiembre, y del 35% para los que sigan suspendidos. Para las empresas con 50 o más trabajadores, las exoneraciones serán del 40% para los activados y del 25% para los no activados, informa Servimedia.

También se contemplan medidas para las empresas que tengan que cerrar a causa de un rebrote del Covid-19. Se trataría de “situaciones excepcionales”, según precisó Escrivá, y vinculadas a lo que establezcan las autoridades sanitarias, debiendo contar con el visto bueno de la autoridad laboral.

Continúa aplicándose la cláusula que obliga a mantener el empleo durante los seis meses siguientes al ERTE, se extiende la protección por desempleo para los afectados hasta septiembre y se mantiene la ya aprobada para los fijos discontinuos hasta el 31 de diciembre, sigue aplicando la imposibilidad de acogerse a los Erte si se opera en paraísos fiscales y de repartir dividendos.

Las compañías en Erte tampoco podrán contratar ni subcontratar y los trabajadores afectados no podrán realizar horas extraordinarias.