fbpx

«En Flabelus hemos unido simpleza, artesanía y calidad más alta para darle al diseño un toque rock’n’ roll»

Beatriz de los Mozos tiene alma emprendedora y eso se nota. Se nota al cruzar dos palabras con ella. Y vibra. Vibra con lo que hace. Recientemente ha lanzado Flabelus, un proyecto que trae las zapatillas italianas "furlane" a España.

Beatriz de los Mozos tiene alma emprendedora y eso se nota. Se nota al cruzar dos palabras con ella. Y vibra. Vibra con lo que hace. Un proyecto empresarial supernovedoso para comercializar las «furlane», unas slippers clásicas que los gondoleros venecianos empezaron a utilizar en el siglo XIX. Ahí es nada. Ese calzado ha llegado ya a España de la mano de Flabelus. En esta entrevista nos cuenta en qué consiste eso del rock´n´roll que que tiene su diseño y de cómo comenzó todo.

¿Cómo se te ocurrió crear Flabelus y en qué momento pusiste en marcha el proyecto? ¿Con qué objetivo?¿Qué son las zapatillas furlane y por qué decidiste inspirar tus diseños en este tipo de calzado? ¿De dónde son típicas y cuál es un poco su historia?
Flabelus es el resultado de nuestra pasión por los diseños locales, elaborados con mucho cariño por afanosos artesanos del calzado. Nuestro diseño se inspira en las Furlane o Friulane – Slippers clásicas que los gondoleros venecianos empezaron a utilizar en el siglo XIX. Las mismas eran utilizadas por los habitantes de la región italiana de Friuli para mantener los pies calientes en invierno. El diseño se popularizó a partir de la Segunda Guerra Mundial y empezó a usarse como zapato de estar por casa. Recientemente se ha convertido en un zapato cómodo de fondo de armario que ha conquistado corazones a lo largo y ancho del planeta. ¡Yo siempre he tenido furlane, me encantan! Todas mis amigas tienen también varios pares y renovamos cada año. Precisamente porque me di cuenta de que año tras año era complicadísimo conseguir pares nuevos y el sector no se reinventaba, siendo siempre las mismas cuatro firmas distribuidoras que además no tenían casi ni página web, vi una oportunidad muy buena y decidí hace un par de veranos poner en marcha este proyecto tan ilusionante.

¿Qué te has propuesto con la marca?
El propósito de Flabelus es mejorar este diseño atemporal y elegante con el objetivo de adaptarlo a las necesidades de los hombres y mujeres modernos, que valoran diseños especiales pero sobretodo zapatos resistentes y cómodos producidos de manera sostenible. En Flabelus hemos casado simpleza delicada con artesanía y la calidad más alta para darle al diseño un toque rock’n’ roll. Nuestro diseño clásico se fusiona con mezclas de colores y materiales más allá del tradicional furlane de terciopelo con el objetivo de inspirar a todos los gustos. De esta manera, nuestras slippers combinan lo mejor de dos mundos: el diseño impecable de las furlane italianas y la fortaleza y calidad del calzado español. Esperamos que los dueños de Flabelus siempre las incluyan en su fondo de armario.

«Nuestro diseño clásico se fusiona con mezclas de colores y materiales más allá del tradicional furlane de terciopelo con el objetivo de inspirar a todos los gustos»

¿Cuánto tiempo y qué nivel de inversión alcanzó llegar a hacer el product-market-fit del producto entre sus early adopters?
Nosotras pensábamos empezar con una inversión más limitada, de en torno a 20.000 euros. El margen de tiempo era pequeño, empezamos la producción en febrero 2020 (estuvimos desde noviembre 2019 hasta febrero 2020 para dar primero con la fábrica y luego con la horma adecuada) y esperábamos recuperar los costes y lanzar otra remesa a producción en mayo una vez las slippers llevasen un mes en el mercado. Sin embargo, la situación de Covid-19 y el cierre de España lo cambiaron todo porque de repente nos encontramos con que los samples definitivos estaban atascados en fábrica, la producción no saldría hasta julio y no teníamos nada para vender. Por recomendación de un amigo decidimos lanzar un sistema de crowdfunding a través de Kicktstarter, que consistía en apoyar el proyecto con una cantidad minima de dinero a cambio de recibir las slippers una vez éstas se vieran producidas y la respuesta fue atronadora. Conseguimos reunir el dinero y no sólo eso, hicimos nuestra primera reposición sin haber recibido siquiera la primera remesa de Flabelus con el dinero recaudado. La verdad es que una vez empezamos la distribución de Flabelus en julio, fue todo super rápido. Los clientes descubrieron Flabelus, les encantó el diseño y comenzaron los pedidos. Tuvimos mucha suerte porque las slippers no necesitaron de mucho más que una semana de distribución para coger ritmo de venta y estó nos demostró que verdaderamente había un nicho en el mercado muy dispuesto a aceptar estas slippers nuevas que estábamos distribuyendo.

«Por recomendación de un amigo decidimos lanzar un sistema de crowdfunding a través de Kicktstarter»

¿Podrías hablarnos un poco más de ese perfil de cliente al que os dirigís en Flabelus? ¿Cómo es, cuáles son sus intereses y sus gustos?
Lo bueno de Flabelus es que se dirige a públicos muy variados, porque sirve tanto para el cliente clásico, como para el atrevido, para el moderno como para el menos lanzado. Para todas aquellas personas que ya se han hartado de las converse y de las bailarinas y quieren otro zapato que les haga las veces de fondo de armario. Pero sobretodo nos dirigimos a aquellos que valoran diseños cómodos y producidos de manera sostenible. Flabelus es más que una marca, hemos adaptado un diseño romántico y atemporal para responder a las necesidades de la comunidad de hombres y mujeres modernos que quieren producir un impacto positivo en la sociedad a través de sus decisiones de consumo. Apoyamos activamente su estilo de vida facilitándoles esa elección con productos que son responsables con el medio y con la comunidad en la que se producen. Queremos ser el primer ejemplo de dicho cambio con nuestras decisiones responsables y tratando de ayudar en la medida de lo posible a la comunidad en la que nos apoyamos para el desarrollo y producción de nuestros zapatos, convirtiendo sus preocupaciones, en definitiva, en las nuestras.

¿En qué fase del proyecto os encontráis actualmente? ¿Estáis pensando ya en alguna ronda de financiación? ¿Piensas en un exit de aquí a unos años?
Estamos en la fase de asentarnos en tienda y en proceso de tanto expansión nacional como internacional. Tenemos ya más de 20 puntos de venta en España y el extranjero y nuestro propósito es asentarnos en cada uno de nuestros puntos de venta, conseguir un ritmo constante de pedidos, fidelizar a nuestros clientes con la marca, dejar de ser unas slippers de moda y convertirnos en las slippers de fondo de armario por excelencia. No estamos pensando todavía en ronda de financiación y el exit no es una opción, Flabelus es un proyecto que estamos poniendo en marcha con mucho cariño y queremos que forme parte importante de nuestras vidas en los próximos años. ¡Hay muchísimo por hacer! Y no me refiero sólo a la venta de slippers sino a muchísimos otros campos dónde Flabelus puede ser un instrumento muy bueno de ayuda.

Por último, ¿cómo ves a Flabelus en los próximos años? ¿Cómo te gustaría que fuera reconocida la marca?
Muy buena pregunta. La verdad es que “the sky is the limit”. Nos encantará ver crecer a Flabelus, que se convierta en una marca de referencia internacional para la compra del zapato slipper. Que seamos capaces de consolidarnos en el sector y nuestros clientes sean más fieles que nunca porque verdaderamente se sientan identificados con nuestras slippers como parte de su fondo de armario e imprescindibles. Pero también nos encantará, a medida que vamos creciendo, poder empezar a apoyar iniciativas cada vez más grandes de tipo social y medio ambiental. Poder llegar a más recursos y poder desarrollar mejores procesos de investigación que no sólo incrementen las eficiencias en nuestra cadena de producción sino que también puedan hacer el proceso menos contaminante. Que seamos capaces de involucrarnos más y más con la comunidad a la que nos dirigimos, y que de verdad sepamos hacer sus preocupaciones las nuestras. Queremos que Flabelus no sólo sea una empresa grande a nivel global en cuanto a ventas sino también grande a nivel global en cuanto a corazón.