fbpx

«Emprender es materializar una idea, hacer algo más grande que uno mismo y contribuir»

TargetOn entrevista a Jorge Branger, emprendedor de éxito que con tan sólo 25 años ha montado varias startups y se mueve en el ámbito del marketing digital y uno de los Top Influencers de Linkedin a quien te conviene seguir.

Jorge Brangrer es un emprendedor de la cabeza a los pies, y eso se nota cuando uno trata con él. Sin embargo, él mismo lo dice: «Emprender no es para todo el mundo, es una montaña rusa de emociones. El mismo día puedes estar feliz, por cerrar un cliente, pero con un ataque de ansiedad por una situación interna en la empresa». Lo que tiene claro, y comparte en esta entrevista con TargetOn, son sus ganas de aportar a la sociedad con su trabajo en lo que hace. Y hace muchas cosas.

Vemos cómo empezó todo. Para tener 22 años, has recorrido bastante, ¿no?
Desde pequeño siempre me gusto el mundo empresarial. Con ocho años hacia “tickets de lotería” y los vendía a la comunidad de vecinos, con 14 años monté un marca de ropa junto con dos amigos y con 16 monté, con mis mejores amigos, una red social de geolocalización llamada Next2Me App. Sin embargo, el proyecto fracasó, ya que no conseguimos la financiación que buscábamos y aunque seguíamos en el colegio, para mi este fue mi primer gran fracaso empresarial. Tras el fracaso lo que pasó fue que rápidamente recaí en el mundo de la noche madrileña. Me puse a trabajar como relaciones públicas de varias discotecas, luego como promotor de algunas sesiones e incluso llegue a organizar fiestas de más de 400 personas.

Pero no todo fueron buenas experiencias en el mundo de la noche, ¿no?
A principios del 2017, la vida nocturna me hizo caer en una espiral de malos hábitos, que acabaron en crisis de ansiedad y ataques de pánico. Deje temporalmente los estudios universitarios y tras una temporada de introspección y retiro espiritual, empecé a consumir contenido de valor en internet para afrontar mi situación, tuve que dejar todos los malos hábitos de golpe, y di un giro 180 grados en mi vida cuando descubrí el maravilloso mundo del emprendimiento. Me di cuenta de que siempre he sido una persona inquieta que busca crear cosas mayores que uno mismo. Dejar un legado y comerme el mundo son mi verdadera misión de vida, en la fiesta eso no se consigue, transforme mi mentalidad y decidí emprender nuevamente.

Una vez que diste el cambio, ¿cómo supiste lo que querías hacer con tu vida, y especialmente en el mundo de la empresa?
Siempre lo supe, la vida me dio una “lección” y me encamino, aunque he de decir que todavía sigo trabajando para encontrar mi verdadero propósito en la vida, creo que es algo que todos debemos hacer, y no es trabajo fácil. Incluso cuando me dedicaba al mundo de la noche, estaba emprendiendo y relacionarse al igual que lo hago hoy en el mundo corporativo, sencillamente son distintos sectores & ambitos.

¿Estos temas los abordas en el libro que estás preparando y del que ya conocemos el título: «El Club del 1%»?
Estos dos últimos años han sido los mejores años de mi vida profesional. Pude levantar dos empresas de marketing digital, junto con mis maravillosos socios en Madrid, he tenido el honor de realizar más de 20 ponencias, y poder charlar para más de 7.000 personas, salir en la portada de la revista Emprendedores junto con otros maravillosos emprendedores millennials, aparecer en medios como; El País, La Vanguardia, Merca2, Europa Press entre otros, en radio, televisión, hacer un video viral con más de cinco millones de reproducciones, tener una comunidad de más de 80.000 seguidores, ser considerado como unos de los Top Influencers en LinkedIn según la revista Entrepreneur, conocer a personas maravillosas como Gary Vee, Grant Cardone, Tai Lopez, Russell Brand, entrevistar a grandes empresarios de España, entre muchas otras aventuras.

¿Qué aprendiste de todo ello?
Todo esto me ha permitido rodearme de grandes empresarios, y por otro lado conocer aquellos jóvenes que vienen detrás con ganas de emprender. Conociendo a todas estas personas, me di cuenta de dos cosas. La primera, que los jóvenes emprendedores que se están lanzando a emprender, o que ya tienen su proyecto en marcha -por lo general- intentan emular a los grandes empresarios de Estados Unidos: leen los mismos libros, ven las mismas películas y sus referentes siempre son los mismos. Jobs, Zuckerberg, Musk, Gates, Bezos, Buffet etc. La segunda, que en España e Hispanoamérica hay muchísimo talento, gente que ha llegado muy lejos, que sus empresas son reconocidas mundialmente, que han montado empresas valoradas en miles de millones de dólares, fundadas en algunos casos también por jóvenes emprendedores como nosotros pero… Aunque conocemos sus empresas, sus premios, sus hitos, o incluso su facturación, no se les puede emular porque no sabemos nada de las personas que están detrás de estas empresas. Por ejemplo; si buscas en Google, Amancio Ortega o Juan Roig (los hombres más ricos de España) prácticamente no hay información sobre ellos. Y por lo tanto la generación que venimos detrás, aunque les admiremos, no les podemos ver como referentes a la hora de aprender de ellos y aplicar su conocimiento o experiencia en nuestros proyectos.

«En España e Hispanoamérica hay muchísimo talento, gente que ha llegado muy lejos, y estas empresas son reconocidas mundialmente»

Entonces, ¿qué persigues con tu libro?
Mi idea con el libro “El club del 1%” es conocer las facetas más personales de los top jóvenes emprendedores y empresarios de habla hispana, con entrevistas exclusivas para que la generación de emprendedores que vienen detrás se inspiren con el talento de habla hispana. En este libro, los top jovenes emprendedores y empresarios de España e Hispanoamérica revelan sus secretos, estrategias y consejos más íntimos y exclusivos para motivar a una generación que tiene ganas de comerse el mundo y que promete ir ¡A por todas!

Has fundado ya varias empresas, entre ellas una agencia llamada Fluence Spain. ¿A qué os dedicáis en ella? ¿Qué tipo de servicios prestáis y a quién?
Somos una agencia de marketing digital especializada en Influencer Marketing, básicamente somos esa línea invisible que une a los influencers más talentosos del país con aquellas marcas que quiera colaborar con ellas. Nos encargamos de todo el proceso. Desde la planificación de la campaña hasta, el análisis de impactos.

También eres co-fundador y director de marketing de Flyt. ¿En qué consiste esta plataforma? ¿Cuántos usuarios tiene ya?
Mi socio Richi Bernaldez vio una necesidad en el sector del influencer marketing, por lo que montamos Flyt! Experience, la primera productora de experiencias para influencers, una plataforma donde los influencers pueden reservar, disfrutar y compartir experiencias (tales como restaurantes, hoteles, ocio, entretenimiento etc) a cambio de contenido en las redes sociales. Flyt! Experience profesionaliza y gestiona las colaboraciones con influencers y celebridades, haciéndolas asequibles para cualquier marca que tenga una experiencia “instagrameable” (digna de ser compartida,comentada, o likeada) que ofrecer. Gestionan entre ocho y 15 influencers por experiencia (cliente) al mes. Además, en Flyt! ya contamos con más de 300 influencers y celebridades con engagement real en España, actualmente tenemos un alcance total de más de 35 millones de seguidores entre los influencers que colaboran con nosotros. La plataforma es única y exclusiva para Influencers.

En este corto periodo de tiempo también te habrás tenido que comer algunos fracasos, ¿podrías explicar lo que has aprendido de ellos?
Bajo mi punto de vista hay una gran confusión para aquellos que están empezando a emprender. Y es que muchos de ellos ven el “fracaso” como algo bueno o positivo. Es evidente que el fracaso te hace mejorar, crecer y subir de nivel. Sin embargo, considero que no hay que buscarlo. No necesitas fracasar para triunfar y si fracasas (como ha sido mi caso en mi primera startup llamada Next2Me App) aprendes de ello fin, pero nunca busques el fracaso. Cuando empiezas un proyecto o empresa, tienes que confiar en ello hasta el punto del delirio, tienes que confiar que va a ser el proyecto de tu vida, si no lo empiezas con este mindset, es muy probable que (irónicamente) acabes fracasando…

«Es evidente que el fracaso te hace mejorar, crecer y subir de nivel. Sin embargo, considero que no hay que buscarlo»

Y todo ello sin mandar un currículum. ¿Qué consejos darías a aquellos que sienten un interés por emprender? O dicho de otra manera, ¿podrías advertirles de algunos de los peligros que se encontrarán en el camino y cómo superarlos?
Emprender no es para todo el mundo, es una montaña rusa de emociones. El mismo día puedes estar feliz, por cerrar un cliente, pero con un ataque de ansiedad por una situación interna en la empresa. Por otro lado, el emprendimiento no es un “lifestyle” hoy en día parece que está de moda emprender, se ven “emprendedores” con coches de lujo, fiestas en yates, viajes exóticos etc… Eso no es emprender, emprender es materializar una idea, hacer algo más grande que uno mismo y contribuir. Hay que trabajar para emprender. De todas formas, vivimos en la mejor era para emprender de la historia de la humanidad, nunca en la historia ha sido tan fácil emprender como hoy en día y nuestras formar de hacer negocios han cambiado. A día de hoy los millennials y los centennials en conjunto, es decir; los nativos digitales (los que han nacido con un móvil en las manos). Hacemos más de la mitad de la población global. Según Catalyst, los millennials forman más del 20% de los empleos mundiales. Los centennials, (los nacidos entre el 2000 y ahora) son la generación más grande del mundo. Por ello hay que adaptarse ( por más que no nos guste) a las necesidades, las expectativas y los medios de comunicación de estas generaciones.

Tenemos una manera de hacer negocios radicalmente diferente a otras generaciones. He aquí unos ejemplos :
● Ya no hacemos negocios en traje, nosotros hacemos negocios cuando estamos cómodos.
● Ya no hace falta hacer viajes de negocios y recorrer el mundo entero, nos descargamos Skype o Zoom y viajamos cuando y donde queramos virtualmente.
● Starbucks es nuestra oficina.
● No hace falta contratar a ocho programadores para que te hagan tu web, te haces una cuenta en Wix, pagas 15 euros al mes y te haces tú mismo una página web.
● No necesitas contratar a un diseñador gráfico, te abres una cuenta en Canva y te lo diseñas tu mismo.
● ¿Necesitas un contable? Te descargas Fintonic o Money Lover.
● ¿Un fotógrafo? Tu eres tu propio estudio fotográfico con tu móvil.
● Si eres un artista o un creador de contenido, todo lo que necesitas es un ordenador y conexión wifi para conectar con tu audiencia.
● Y para todo lo demás, como siempre digo tu mejor mentor y asesor, nuestro amigo Google.

Lo que quiero decir con todo esto, es que lo único que necesitas para empezar es un teléfono móvil u ordenador y lanzarte a por todas.

Vivimos en la mejor era para emprender de la historia de la humanidad, nunca en la historia ha sido tan fácil emprender como hoy en día

¿Crees que España tiene futuro? ¿Por qué?
Si, el ecosistema de emprendimiento en España, lo ha “petado” estos últimos años. Grandes jóvenes emprendedores han montado empresas unicornio (valoradas en más de mil millones de dólares) como pueden ser Glovo, Cabify entre otras, además con todos los eventos y proyectos de expansión internacional. España ha conseguido situarse en el mapa internacional del ecosistema emprendedor internacional. Ahora hay mucha incertidumbre y no se “mueve” tanto dinero como hace seis meses. Pero confío que la generación de emprendedores que vienen detrás van a dejar huella y dejarán a España en un muy buen lugar. No soy ningún profeta, pero por lo que he podido hablar con los jovenes emprendedores que estan empezando es que hay ganas, ganas de comerse el mundo, y ya con eso el 51% del trabajo y por lo tanto el futuro de España, está asegurado al exito.

Para terminar, ¿dónde te ves de aquí a 10 años? ¿Te ves casado y con hijos?
Ya estoy casado con mis socios y tengo tres hijos. Fluence, Flyt & El Club del 1% (risas). Mi sueño a largo plazo es ir al espacio, siempre lo ha sido. Sin embargo de aquí a 10 años, lo único que espero es estar feliz y trabajar con un propósito más grande que yo. Espero seguir con las mismas ganas de comerme el mundo. Lo que tengo seguro es que iré a por todas en lo que haga.