fbpx

El transporte compartido supondrá un ahorro del 35% para los trabajadores

Los empleados podrían ahorrar hasta un 35% de los gastos si compartieran coche.

Fomentar el uso del transporte compartido supondría un gran beneficio para los trabajadores. Se estima que los empleados podrían ahorrar hasta un 35% de los gastos si compartieran coche. Así lo exponen desde Celering, que consideran que el ahorro supondría de 6,3 euros a la semana para trabajadores que tengan el trabajo a una distancia de 10 kilómetros, por lo que deberían hacer un total de 20 kilómetros diarios entre ida y vuelta.

El CEO de Celering, José María Campos, advierte que “muchas personas no tienen más remedio que desplazarse en coche al trabajo y, a los actuales precios del combustible, les resulta algo inasumible”. Para Campos, “es el momento de pensar seriamente en la conveniencia de fomentar el uso del transporte compartido por parte de las administraciones y las empresas para paliar este problema”.

El estudio realizado por Celering para reducir el coste de desplazarse hacia el lugar de trabajo se une a distintos sondeos que indican que la mayoría de los empleados renunciarían a su puesto de trabajo si tuvieran que ir todos los días a la oficina. Un estudio de International Workplace Group revela que casi el 50% de los empleados dejarían su trabajo si tuviesen que acudir todos los días a la oficina, sobre todo por el tiempo y el dinero que emplean en desplazarse.

Estas circunstancias han llevado a decenas de personas a buscar soluciones que les faciliten el transporte diario como las lanzaderas de empresa o lanzaderas privadas colaborativas, que permiten desplazarse de manera sostenible, sin tener que conducir.

Una de estas soluciones es el transporte bajo demanda, como el de Celering, a través del que se plantean soluciones de movilidad inteligente como el Shuttle Dinámico, un servicio de transporte compartido con chófer, bajo demanda y en tiempo real.Esta solución permitiría reducir un 60% los costes de movilidad frente al vehículo privado, también fomentaría el ahorro de un 25% más de tiempo respecto al bus tradicional, se reducirían en un 86% las emisiones de CO2 y se obtendría más flexibilidad para la empresa y los empleados.