fbpx

El suministro de gas de Argelia a España, en riesgo por la acción de Sánchez en el Sahara

Ni sus socios de Unidas Podemos ni la mayor parte de la izquierda o la derecha apoyan a Sánchez en su decisión de cambiar de forma unilateral su postura con respecto al Sahara.

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de camabiar la política exterior de España con respecto al Sahara, ha dado un nuevo giro con la respuesta de Argelia, que ha decidido poner fin a la buena vecindad con España ordenando a sus entidades financieras y empresas a que suspendan toda relación comercial con nuestro país. Argelia se sitúa así a un paso de cortar el suministro de gas a España debido a la acción irrespnsable de Sánchez.

Ni sus socios de Unidas Podemos ni la mayor parte de la izquierda o la derecha apoyan a Sánchez en su decisión de cambiar de forma unilateral su postura con respecto al Sahara, cediendo su soberanía a Marruecos en contra de la resolución de Naciones Unidas que reconoce el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui.

Este es el mapa que muestra los dos gaseoductos que conectan España con Areglia. El gaseoducto que atraviesa Marruecos se encuentra actualmente cerrado, debido al conflicto que viven Argelia y Marruecos por el conflicto del Sahara.

España tradicionalmente ha apoyado, desde que la colonia española obtuviera su independencia, la celebración de un referendum de autodeterminación que debería estar avalado por Marruecos, que renunicaría así a su deseo de anexión de este territorio norafricano. Francia, por su parte, siempre ha avalado la pretensión de Marruecos, y desde la Administración de Donald Trump, EE.UU. también se ha mostrado favorable a otrogar a su socio preferente en el Norte de África el control total sobre este territorio.

Argelia responde de esta forma de manera proporcionoal al desafío y al desplante español, como ya hiciera hace unas semanas, con el anuncio del aumento del coste del gas que suministra a España. De seguir adelante el Gobierno con esta política exterior suicida, Argelia tendría motivos suficientes -si es que no los tiene ya- de cortar el suministro de gas a España, con lo que nuestro país se vería en serias dificultades para garantizar la calefacción a sus ciudadanos el próximo invierno.

La coyuntura exterior de subida de precios del gas y otros combustibles, hacen que la sitación sea de enorme gravedad por el riesgo que implica. El Gobierno parece conducirnos a un callejón sin salida. La oposición del PP ha anunciado ya que darán marcha atrás -en la medida de lo posible- a las decisiones de Sánchez, quien se encuentra ya cuestionado como candidato del PSOE a las próximas elecciones generales.

Este es el discurso de Pedro Sánchez en el que explica su cambio de postura:

Son muchos los que cuestionan la decisión de Sánchez quien podría estar siendo chantajeado por el Gobierno de Marruecos tras hacerse público el caso de espionaje de su teléfono móvil perpetrado con la tecnología del software espía Pegasus, del cual los servicios secretos marroquíes disponen de una licencia.