fbpx

El plan de Biden para luchar contra el Covid-19 provocará la destrucción de 4 millones de puestos de trabajo

El gasto público se eleva hasta los 5 billones de dólares con el nuevo plan de estímulo de Biden. Además, Biden quiere un proyecto de ley de infraestructura de "otro billón de dólares".

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, ha anunciado que incrementará el gasto público en unos 15.700 millones de euros, hasta situarlo en los 5 billones de dólares. Unos planes, que según algunos expertos, destruirá al rededor de 4 millones de puestos de trabajo.

Al menos esta es la visión del economista y analista político, Stephen Moore, quien recientemente ha publicado un artículo en el que expresa su opinión sobre el plan de estímulo de Biden sobre la economía estadounidense, que en estos momentos llega al pleno empleo, tras el paso de Donald Trump por la Casa Blanca.

«Podríamos eliminar por completo durante todo un año los impuestos sobre los ingresos en torno al 7.5% que pagan todas las pequeñas empresas y que se deducen del cheque de pago de todos los trabajadores», escribió Moore, economista de FreedomWorks, para Fox News . «Eso generaría millones de puestos de trabajo. Esto tendría prácticamente un coste cero sobre la Administración pública. Tal vez por eso los políticos de Washington no quieran hacerlo».

La propuesta, denominada Plan de Rescate Estadounidense, se divide en tres grupos: 400.000 millones de dólares para hacer frente al coronavirus, incluidas las vacunas y las pruebas; 1 billón de dólares en ayuda directa a las familias; y 400.000 millones en ayuda a comunidades y empresas. Incluye dinero para pruebas, vacunas y trabajadores de salud pública; 400 dólares a la semana en seguro de desempleo federal extendido hasta septiembre; asistencia de alquiler; licencia pagada de emergencia; y financiamiento para reapertura de escuelas, entre otros conceptos.

Y, como prometieron los demócratas cuando hicieron campaña en Georgia, el plan de Biden enviaría otros 1,400 dólares en cheques de estímulo, llevando el total este año a 2,000 dólares.

También señaló que el plan Biden es «casi una repetición» de la estrategia que él y el presidente Barack Obama emplearon en 2009 y que «llevó a que se perdieran cientos de miles de empleos. Mejor que no hubiéramos hecho nada».

Moore dijo que él y el economista Casey Mulligan estiman que el plan Biden destruiría empleos porque «el dinero gratis hace que el trabajo sea menos esencial y, en muchos casos, menos atractivo financieramente que levantarse del sofá y trabajar. Eso es un estímulo».

Además, Biden quiere un proyecto de ley de infraestructura de «otro billón de dólares», dijo Moore.

«Las propuestas de Biden elevarán la deuda nacional a más de 30 billones de dólares y probablemente acelerarán a EE.UU. en el camino hacia la bancarrota, tasas de interés más altas, inflación más alta e impuestos mucho más altos», dijo Moore. «Los demócratas se defienden argumentando que Trump elevó el déficit a 27 billones de dólares, por lo que tienen licencia para llevar nuestra deuda aún más a la estratosfera».