fbpx

El Gobierno planea un asalto a los bolsillos de los particulares con el cambio de la ley de tráfico

El Gobierno socialcomunista planea modificar la ley y que los conductores pierdan puntos por circular a 51Km. /h. por ciudad. El límite para circular se situará en los 30 Km./h.

El límite de velocidad para los vehículos bajará de 50 a 30 Km./h. en la mayoría de las calles de todas las ciudades de España a partir del 11 de mayo de 2021, pues esa reducción afectará a las vías de un solo sentido o de un único carril por sentido, lo que supone que los conductores perderán puntos en el carné si son cazados a partir de 51 Km./h.

Ese nuevo límite de velocidad forma parte de un paquete normativo aprobado la semana pasada por el Consejo de Ministros y que, en conjunto, modifica sustancialmente la legislación de tráfico y circulación.

La excusa que argumentan desde el Gobienro no podía ser más peregrina: la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir un 50% el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico hasta 2030, como si no tuvieran poco trabajo ya con la gestión de la pandemia del virus chino.

En ese paquete legislativo hay un Real Decreto Ley sobre medidas urbanas de tráfico que modifica el Reglamento General de Circulación. Esa norma fue publicada el pasado miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE), según pudo comprobar Servimedia, y fija tres límites genéricos de velocidad en las vías urbanas (actualmente hay uno y es de 50 km/h): 20 km/h para las calles de plataforma única de calzada y acera, 30 km/h para las de un único carril por sentido de circulación y 50 km/h para las de dos o más carriles por sentido (en este último caso, 40 km/h para los vehículos con mercancías peligrosas).

Los nuevos límites entrarán en vigor seis meses después de la publicación de ese real decreto en el BOE, con lo que será una realidad el 11 de mayo de 2021. Ello es para que los ciudadanos los conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar las señales.

En la práctica, esta modificación supone que la el límite de velocidad en las calles de las ciudades se rebaja de forma drástica de 50 a 30 Km./h. Los carriles bus o reservados para taxis u otros usuarios no cuentan en estas limitaciones genéricas. No obstante, se permite que los ayuntamientos puedan rebajar esos límites genéricos y subir excepcionalmente el de 30 a 50 km./h., cosa que sin duda ocurrirá, con el fin de aumentar la recaudación de las arcas municipales, expoliadas por este Gobierno con la excusa de la lucha contra la pandemia.

Y por si esto no fuera poco, la modificación de la ley vendrá, como no, acompañada de una serie de medidas coercitivas propias del socialismo más extremo. Así, incumplir los nuevos límites será considerado como infracción grave o muy grave e implicará una sanción de una multa de 100 a 600 euros y la pérdida de hasta seis puntos en el carné, según la velocidad. Lo cual es un auténtico despropósito.

Así, circular por una calle con un carril por sentido supondrá 100 euros de multa al circular entre 31 y 50 Km./h.; dos puntos menos y 300 euros si se va a entre 51 y 60 Km./h.; cuatro puntos menos y 400 euros de sanción si se circula entre 61 y 70 Km./h.; seis puntos menos y 500 euros entre 71 y 80 Km./h., y seis puntos menos y 600 euros a partir de 81 Km./h.