fbpx

El Gobierno ataca a Felipe VI aprovechando la vuelta de su padre a España

La Corona es la única institución que queda que preserva la unidad de la nación, algo a los que se opone el Partido Socialista de Pedro Sánchez y sus socios de Unidas Podemos.

El Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez sigue su acoso a los instituciones del Estado que no sirven a sus intereses, como es el caso de la Corona, signo de unidad de todos los españoles. Y lo hace aprovechando el regreso de Juan Carlos I a España después de que la Justicia española y la Hacienda pública de nuestro país no tenga un sólo «pero» que poner a la actuación del monarca emérito.

De hecho, hoy se ha producido el encuentro en el Palacio de la Zarzuela entre Felipe VI y su padre, después de que éste último haya pasado el fin de semana en la localidad pontevedresa de Sangenjo participando en la regata que allí tuvo lugar. Fueron cientos los vecinos que se acercaron a dar la bienvenida al rey emérito, quien sigue gozando del cariño y el reconocimiento de la mayoría de los españoles, a pesar de los errores que ha cometido en el pasado; de los que ya ha pedido perdón.

Sin embargo, el perdón no es algo que guste al actual Ejecutivo de socialistas y podemitas, empeñados en destruir la Corona, pues es la única institución que queda que preserva la unidad de la nación, algo a los que se opone el Partido Socialista -que siempre se ha manifestado a favor de crear ua nación de naciones o un estado federal- y los comunistas de Podemos, que no sa sabe muy bien lo que quieren, pero desde luego no la España constitucional, con constantes guiños a los independentistas vascos y catalanes.

Sea como fuere, Juan Carlos I ya está en España, y nos alegramos de ello.

De hecho, días antes, el ministro de Consumo y coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, se ha referido también al rey emérito Juan Carlos I como «delincuente acreditado». Según ha afirmado Garzón «toda España sabe que es un ladrón».

Estas fueron sus declaraciones: