fbpx

El fichaje de Carmona (PSOE) por Iberdrola cuestiona la política de RSC de la compañía

El político socialista es nombrado para un cargo creado ad hoc por la compañía que preside Galán. Un ejemplo más de puertas giratorias que debería estar prohibido por la legislación.

Cualquier manual de Responsabilidad Social Corporativa que se precie tiene, dentro de sus epígrafes, uno referente a la política de admisión de nuevos miembros en el Cosejo de Administración. El fichaje realizado recientemente por Iberdrola del político socialista Antonio Miguel Carmona cuestiona seriamente la RSC de la compañía que preside Ignacio Galán.

Antonio Miguel Carmona será, a partir de ahora, vicepresidente de Iberdrola España, un cargo que no existía en la compañía y que ha sido creado ad hoc para dar un acomodo empresarial al político contraviniendo además de las más puras normas no sólo éticas sino estéticas en lo que se refiere a fichajes. Un ejemplo más de puertas giratorias que debería estar prohibido por la legislación.

La razón es bien sencilla. Los políticos en el ejercicio de sus resposnabilidad públicas toman decisiones que afectan no sólo a la vida de los ciudadanos sino también de las empresas. Un medio de pagar favores puede ser precisamente éste: contratar al político una vez deja su cargo, como forma de compensarle sus «desvelos» por la compañía.

La respuesta del PSOE no se ha hecho esperar. Fuentes de Ferraz aseguran que Antonio Miguel Carmona no representa ya al PSOE. Así han despachado el asunto. Una respuesta insatisfactoria que muestra además la culpabilidad del Partido Socialista en este asunto, al aceptar implicitamente que el nombramiento de éste no se adecúa a las buenas prácticas, y que por eso ellos no lo respaldan. Si no lo respaldan, deben cesar como afiliado a Carmona y pedir que se investigue el asunto, además de censurar públicamente a la compañía por haberlo fichado.

Pero es que el nombramiento de Carmona tiene lugar justo en el momento de máxima tensión entre las eléctricas y el Gobierno de Pedro Sánchez por la escalada del precio de la luz. Las eléctricas ha amenazado al Gobierno con desconectar todas las centrales nucleares de la red como medida de presión. Un desafío para un Gobierno cada vez más debilitado en la calle, con las encuestas en su contra.

De hecho, según las últimas encuestas independientes que se han hecho públcias en España, Partido Popular y VOX estarían rozando ya la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados, poniendo así fin al Gobierno socialcomunista de Sánchez.

Por su parte, Iberdrola no ha emitido ningún comunicado de prensa anunciando el nombramiento de Carmona, sino que éste ha sido confirmado a varios medios de comunicación por fuentes de la compañía.

Suponemos que el año que viene veremos publicado el nombramiento en su «Memoria de Actividades del Consejo de Administración y de sus comisiones» o en el apartado de «Buen gobierno, transparencia y relación con los Grupos de interés» publicado dentro de su Informe de Sostenibilidad. Mucho nos tememos que no, que esos papeles son ya pura filfa para la compañía que presume de ser la más verde de España.