fbpx

El feminismo pierde credibilidad al vincularse con nuevas marchas que favorecen el contagio

La izquierda trata de capitalizar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y celebra marchas ilegales en Madrid y otras por toda España que extienden el virus.

El movimiento feminista pierde a marcha forzadas credibilidad al vincularse ya sus marchas con la extensión del coronavirus en toda España. Hoy en Madrid se han celebrado finalmente varias manifestaciones y concentraciones prohibidas por la Delegación del Gobierno y avalada por el TSJM.

Si el año pasado las marchas del 8M convirtieron el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en el Día de la Mujer Contagiada, este año la película se ha vuelto a repetir. Y es que el feminismo radical de extremaizquierda ha vuelto a capitalizar las concentraciones que, sin duda, han contribuido a la extensión del Covid-19 en muchos lugares de la geografía española.

De hecho, el partido comunista Podemos y varias de su confluencias, corrientes y movimientos vinculados no han querido dejar de manifestar su rechazo a la sociedad tradicional y su oposición a todo lo que tenga que ver con el varón.

En Madrid, además, el Ayuntamiento de la capital, que preside José Luis Martínez Almeida, ha querido seguirle el juego a la izquierda en su discurso y no se han condenado las concentraciones ilegales, algunas de las cuales se han celebrado a sus puertas.

La Comunidad de Madrid, por el contrario, no ha querido seguir el juego de un instituto que había invitado a la ministra de Igualdad y actual pareja del líder de la formación Podemos, Irene Montero, y ha prohibido su presencia en un acto de adoctrinamiento que se iba a celebrar en las aulas de ese instituto público madrileño.

Por su parte, VOX ha reivindicado nuevamente que el 8M sea declarado el Día de las Víctimas del coronavirus en España, y se ha negado a participar en todos y cada uno de estos actos reivindicativos del 8M donde la mujer ha servido de excusa para separar nuevamente a la sociedad entre buenos y malos, justos e injustos, mujeres y hombres.