fbpx

«El coworking es una solución más sostenible y la única alternativa para la repoblación de las ciudades secundarias»

Entrevistamos a Philippe Jiménez, CEO de IWG, el grupo británico International Workspaces Group, que ha traído ya los supercoworking a España.

Entrevistamos a Philippe Jiménez, CEO de IWG, el grupo británico International Workspaces Group, que ha traído ya los supercoworking a España.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la gestión de los espacios de trabajo de las empresas españolas?
La transición hacia un nuevo modelo de trabajo más flexible lleva años en progreso, el Covid-19 solo ha acelerado esta tendencia. El confinamiento durante los primeros meses de pandemia sumado a las restricciones de movimiento, que incluso a día de hoy permanecen a cierto nivel, han desmontado la antigua idea de que para trabajar “hay que ir a la oficina”. Este mito ya estaba casi desmontado en otros países europeos, sin embargo, en España estaba aún muy implantado. El Covid-19 ha demostrado que, con los avances en tecnología de los que disponemos a día de hoy y que seguirán siendo cada vez más eficientes y sofisticados, no es necesario que toda la plantilla se encuentre en el mismo edificio para que la actividad siga adelante, incluso los empleados pueden estar en casa y cumplir perfectamente con sus funciones.

¿Y a las ciudades? ¿Se están desmoralizando las empresas de los centros de las ciudades para irse al extrarradio? ¿Esta tendencia está creciendo en los últimos meses?
El cambio no tiene por qué ser tan dramático. Es una cuestión de adaptación y conveniencia. Puede que haya ciertas empresas que por su naturaleza y actividad les conviene estar en el centro de la ciudad, también es importante ofrecerles espacios que se adapten a sus necesidades. La cuestión es que ahora aquellas empresas que antes sentían la necesidad de estar en el centro de las ciudades principales se han empezado a dar cuenta de que hay otra forma de trabajar, que consiste en acercar la oficina al talento, que no está únicamente en las ciudades principales. Además, es más rentable económicamente para la propia empresa, es más sostenible para el medio ambiente y permite al empleado conciliar mejor su vida profesional y familiar. Como comentábamos esta tendencia ya estaba ahí, lo que pasa es que las limitaciones de movimiento en los últimos meses la han impulsado.

¿Cree que los espacios de coworking son, por este motivo, una buena alternativa?
No tanto los coworkings en sí, sino los espacios flexibles. Se trata de un concepto más amplio, un modelo que va más allá de combinar el trabajo presencial y en remoto. Es una filosofía que busca que en vez de que el empleado adapte su vida y su trabajo al emplazamiento laboral sea este el que se adapte a la persona y su puesto. Como comentaba anteriormente, esta libertad de decisión tradicionalmente ha estado asociada a los emprendedores y autónomos, pero cada vez más, más empresas grandes descubren que esta alternativa es la más eficiente.

¿Cuáles diría que son sus principales ventajas del coworking con respecto al alquiler o compra tradicionales? ¿Y concretamente el pertenecer a una red como IWG?
Los espacios de trabajo flexibles, coworkings y oficinas flexibles, ofrecen un gran número de ventajas tanto al empleado como a las empresas. Por ejemplo, al empleado le facilita la conciliación entre la vida profesional y la vida personal, además que evita un gran número de desplazamientos por motivos laborales. De cara a la empresa, también es beneficioso, porque no solo es un aliciente para retener el talento, sino que los espacios flexibles son económicamente más rentables que las oficinas tradicionales. Además, esta solución es más sostenible medioambientalmente por la reducción de los traslados y es la única alternativa para la repoblación de las ciudades secundarias. IWG es la compañía líder en espacios de trabajo flexible y disponemos de 3500 centros en más de 115 países de todo el mundo. Formar parte de esta red permite a nuestros usuarios poder acceder a cualquiera de nuestros centros y disfrutar de sus espacios en cualquier momento.

El crecimiento en relación a los espacios que gestionáis se ha visto incrementado en el último ejercicio? ¿A cuántas localizaciones y superficie asciende actualmente en España?
Por supuesto, el cambio cultural ha tenido consecuencias prácticas en la manera de trabajar de los españoles, y desde IWG, como líderes del mercado de coworkings y oficinas flexibles hemos sido testigos de ello. A final de 2020, contábamos con 54 centros y esperamos cerrar 2021 con al menos 10 centros más en España con nuestras marcas Regus, Spaces y HQ, esto equivale a unos 30.000 m2 de oficinas flexibles. En 2020 abrimos 6 centros. Estas cifras hablan por sí solas, la tendencia está en auge. En cuanto a la localización, tenemos presencia en 14 ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Sevilla, Gijón, Bilbao…) pero seguimos con la mirada puesta en las ciudades secundarias. Por ejemplo, en febrero abrimos nuestro primer centro en Alicante y entre los objetivos de este año tenemos planes de llegar a ciudades como Valladolid, Logroño o Pamplona. El objetivo es que el trabajo llegue a los clientes, no que ellos tengan que trasladarse al trabajo.