fbpx

El coste ambiental de estar a la moda

Bajo el lema de “Una sola Tierra” vamos a celebrar el día Mundial del Medio Ambiente. Por Luis Ribó, cofundador de Circoolar.

 

 

 

 

Luis Ribó es cofundador en Circoolar.

Bajo el lema de “Una sola Tierra” vamos a celebrar el día Mundial del Medio Ambiente. Una celebración con tintes de tristeza y urgencia porque la necesidad actuar es, a fecha de hoy, una de las mayores necesidades planetarias.

El próximo 29 de Julio será también el Día Mundial de la sobrecapacidad. Ese día se conmemora la fecha en la cual la humanidad habrá consumido todos los recursos que el planeta genera en 1 año y, por lo tanto, el inicio de la sobreexplotación de nuestro planeta. Para que os hagáis una idea de lo mal que hemos avanzado en estas últimas décadas, en 1970 el día de la sobreexplotación se celebró el 29 de diciembre y para 2050 se calcula necesitaremos 3 planetas para abastecer nuestras necesidades.

Emisiones de CO2, deforestación, sobreexplotación de la tierra y agrícola, o generación abusiva de residuos son unas de las principales causas de este deterioro planetario que estamos sufriendo. Y es que durante estas últimas décadas hemos vivido bajo la tiranía de un modelo lineal, basado en el “extraigo-fabrico-consumo-tiro” y centrado en el objetivo de producir más para vender más a toda costa, sin tener en cuenta los impactos generados a nivel medioambiental y social.

Se hace más necesario que nunca empezar a actuar desde ya, adoptar nuevas medidas y apostar por modelos más circulares. No hace falta que pensemos a lo grande o, por el contrario, abandonaremos este compromiso bajo la idea de que poco podemos hacer como personas individuales. Todo gesto, por pequeño que sea, cuenta y la suma de pequeños gestos puede hacer mucho.

En este contexto y dado la urgencia de actuación, nuestra decisión de cómo vestirnos puede hacer mucho. La industria textil y de la moda tiene mucha culpa del deterioro planetario. Hablamos de una de las industrias más contaminantes del mundo -más que la industria del transporte aéreo y marítimo juntos-, la segunda en mayor consumo de agua, responsable del 20% de aguas contaminantes y generadora de enormes cantidades de residuos, (para muchos expertos e nuevo plástico). Por no hablar de las desigualdades sociales provocadas por la deslocalización de la producción.

«En este contexto y dado la urgencia de actuación, nuestra decisión de cómo vestirnos puede hacer mucho»

Vestir de forma ética y sostenible, apostar por materiales eco-friendly como algodón orgánico, reciclado o poliéster reciclado, favorecer el reciclaje a través del eco-diseño o recuperar la producción local, puede ayudar, y mucho, a proteger y mejorar la salud de nuestro planeta y nuestra sociedad.

Y es que cada vez que una persona o una empresa, -con el uso de ropa laboral de sus empleados- se viste, tiene la oportunidad de construir y colaborar en pro de un presente más justo y sostenible a través de este gesto diario tan pequeño.

Acciones como están pueden hacer que esta triste celebración se convierta en una verdadera fiesta y motivo para celebrar. ¡Vistamos nuestros valores!